Otegi en el Parlament: cinismo y desmemoria

Cristina García

Leo con estupor como el Parlament que me representa (cada vez menos)  acoge y aplaude a Arnaldo Otegui. Líder abertzale que entre sus  heroicidades incluye dos condenas: una por secuestro y otra por formar  parte del brazo político de ETA. La memoria es frágil  y la demagogia  demasiado fuerte: el que ayer silenciara la voz y la libertad de  muchos sembrando el miedo y la  violencia, hoy se jacta de su  aportación a la democracia.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Me causa indignación, pena y rabia que alguien que ha causado tanto  daño sea recibido como un héroe y de él se destaque su aportación a la  paz en Euskadi. Me parece un insulto a las víctimas y a ciudadanos  que, a diferencia de él, jamás han podido decir en voz alta su opinión  bajo la amenaza de romper esa falsa normalidad que impera en las  sociedades donde la convivencia pende de un hilo cuando se expresan  ideas políticas distintas a las de la clase dominante. 

Ver su imagen alzada, desde una tarima, y de fondo las palabras de  "vientos de libertad" me ha parecido un acto de cinismo y  desmemoria.Y sin memoria somos víctimas del maniqueísmo que sitúa a  la libertad en las garras del verdugo. 

Participaciones de loslectores

Másdebates