04 jul 2020

Ir a contenido

De orquestas sinfónicas y el 'procés': "Catalanes, permaneced y seguid interpretando vuestra música"

Jordi Querol

Jordi Querol

Manifestación por la independencia en la Diagonal

Manifestación por la independencia en la Diagonal / LLUIS GENE (EFE)

De pequeño mi padre me llevaba muy a menudo a los conciertos del Palau de la Música Catalana y, en ocasiones, se desesperaba cuando veía que, al poco rato, me quedaba dormido.  No obstante, aquellas noches frías del invierno barcelonés sirvieron de mucho: desde entonces adoro la música. Antes de dormirme, viendo como en silencio y flemáticamente se colocaban los músicos para concretar la orquesta, me embelesaba. Los instrumentos de cuerda se situaban al frente, detrás se colocaban los instrumentos de viento, y al final los aparejos de percusión. Así quedaban determinados los cuatro grupos: cuerdas, viento metal, viento madera y percusión.  Las cuerdas, por su protagonismo, era el grupo que más me gustaba.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Después, de mayor, siempre he asimilado Catalunya con el sonido de aquellos violines, violas, chelos y contrabajos de mi infancia que, en cualquier obra sinfónica, son imprescindibles.

Continuando con este ejemplo, me gustaría pensar que aún es posible que, en un futuro no muy lejano, los catalanes que quieren desertar de esta orquesta sinfónica para montar la suya propia, sepan rectificar y que permanezcan en ella, interpretando, como siempre han hecho, melodías fantásticas.

Participaciones de loslectores

Másdebates