Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

Por nuestros compañeros fallecidos de Telefónica

Por nuestros compañeros fallecidos de Telefónica

Liz Sánchez Jiménez

Pertenecemos a una asociación de mayores de Telefónica. No ponemos todas las fotos, son muchos, demasiados. Solo queremos expresar la tristeza que a toda la asociación nos invade. Forman parte de este grupo extrabajadores de Telefónica que han querido mantener un punto de unión con aquellos que compartieron trabajo, aprendizaje, risas y premuras de trabajo durante muchos años. La media de edad es muy alta, la inmensa mayoría están por encima de los 75, nuestra socia mayor tenía 99 y falleció hace apenas 15 días.

Entretodos

Envíanos el obituario de un ser querido que hayas perdido durante la pandemia

EL PERIÓDICO activa la iniciativa En Memoria de Todos Ellos

Nuestra asociación ha sufrido un grave varapalo en este tiempo, es normal que haya bajas porque ya hemos dicho que muchos son personas muy mayores, pero si normalmente en este período habían fallecido alrededor de seis, este año, han perecido más de 25, que tengamos contabilizados.

En nuestra asociación estamos de luto, de un luto interior que es difícil de expresar y mucho más difícil de olvidar. Se han ido compañeros que ayudaron a formar a otros compañeros, trabajadores que consiguieron que los empleados de Telefónica tuviesen las mismas condiciones que otros trabajadores de otras empresas y que a su vez, ayudaron a otras entidades a conseguir lo mismo, se han ido referencias, se ha ido parte importante de nuestra historia... y lo han hecho en soledad, en silencio, sin que les pudiéramos rendir ningún homenaje, sin poder darles la mano cuando estaban en el hospital, sin poder acompañar a sus familiares, también amigos nuestros.

No podemos explicar la historia de ninguno, son muchos, pero sí que queremos rendirles homenaje porque, aunque se hayan ido, siguen con nosotros, en nuestros corazones, en nuestra historia de una empresa, en la que los trabajadores han formado una familia, aunque ahora eso no se valore. Ojalá todos los empleados contaran con un equipo humano como el nuestro. Y se han ido víctimas de un puñetero virus que no sabemos cómo actúa ni que más quiere de nosotros. Pero sus compañeros siempre estaremos con ellos. ¡Por vosotros!

Participaciones de loslectores

Másdebates