"Tal y como estamos, más que recomendar el teletrabajo habría que imponerlo"

Dos personas teletrabajan en su domicilio, el pasado verano.

Dos personas teletrabajan en su domicilio, el pasado verano. / EL PERIÓDICO

Jordi Muñoz Gómez

Cada semana nuestros gobernantes nos ilustran con todo tipo de restricciones en las que los sectores más afectados son la hostelería y el deporte que no compite a nivel nacional. Parece ser que estas actividades son foco de contagio o, al menos, fomentan una elevada movilidad de personas. Deberemos aceptarlo aunque cada vez más hay expertos que discrepan.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Por contra, en todas las normativas publicadas se incluye la 'recomendación' de fomentar el teletrabajo. Como somos latinos, nuestra sociedad no entiende de recomendaciones ni de reflexiones moralistas. O nos obligan o no lo hacemos; o la Policía nos corta las carreteras o nos movemos. Y claro, el que impone y ordena se lleva críticas. Y me parece que no estamos en época de que el político se preste a ser criticado.

Sorprende que no preocupen los desplazamientos relacionados con la actividad laboral cuando parece demostrado que es en el ámbito laboral donde se producen los contactos más descontrolados. Sí, en las reuniones familiares mucho más; pero en el ámbito laboral, también.

No se trata de comprometer la estabilidad económica de la población. Ni mucho menos. Pero creo que hay varios sectores que están pasando esta crisis con evidente crecimiento de facturación y son sectores que no siempre necesitan la presencia física de sus trabajadores.

Hacer que se desplacen los trabajadores a sus centros de trabajo de manera innecesaria demuestra dos cosas. Por un lado, que necesitamos que nos impongan medidas más drásticas. Y por otro, que el perfil del empresario rancio que quiere tener a la vista a sus asalariados aunque incremente la facturación como nunca antes lo había hecho, lo necesita más que nadie.

Cuando todo esto pase, esperemos, destacarán aquellos sectores que han crecido durante esta crisis muy a costa del esfuerzo de sus asalariados y sin ningún gesto de solidaridad hacia las restricciones que vive la mayoría de la población. Para entonces, todo esto se habrá olvidado.

Participaciones de loslectores

Másdebates