El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Minutos de silencio: ¿Por qué nos olvidamos de los niños?

SERGI CONESA

Los Mossos buscan a un bebé al que su padre habría lanzado al río Besòs.

Javier de la PuertaSevilla

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 14 de octubre del 2019 - 07:30 h

El escritor Fernando Iwasaki, en una columna titulada 'Infanticidios', nos recordaba con horror que, en menos de seis meses, cuatro bebés han sido asesinados en España por sus propios padres (tanto hombres como mujeres). No hay nada más estremecedor que el asesinato de un niño: representa tanto la inocencia como el potencial ilimitado del ser humano. No en vano el pasaje más inmisericorde del Jesús del Evangelio es el siguiente: "Mejor le sería si se colgara una piedra de molino al cuello y fuera arrojada al mar que hacer tropezar a uno de estos pequeños" (Lucas 17,2).

Pero la sociedad española no lo entiende así. En septiembre hubo 4 mujeres asesinadas por sus parejas, 46 en lo que va de año. Lo sabemos muy bien: los medios, los políticos y el movimiento feminista nos recuerdan cada caso (y hacen bien) con reportajes de primera, concentraciones y minutos de silencio. Tanto que hace poco dos políticos se peleaban por el contenido de sus respectivas pancartas al protestar por la última muerte.

Sin embargo, ¿cuántos españoles saben que en el 2019 llevamos más de 17 niños (datos del mes de julio) asesinados? ¿Y que desde el 2012 más de 140 murieron en España por causas violentas? No lo saben porque no hay registro oficial de los menores asesinados, solo se cuentan los que son víctimas de violencia de género (es decir, asesinados por sus padres varones).

Los medios no nos recuerdan periódicamente: "Llevamos 'x' niños muertos este año". Y, claro, no hay minutos de silencio por los niños muertos: ni concentraciones, ni pancartas con políticos detrás. ¿Cómo es posible? ¿Cabe mayor distorsión de las prioridades morales? Hay una diferencia de grado en la depravación moral -o en la locura- de quien somete a violencia a una mujer adulta y quien lo hace con un niño. Pero la sociedad no lo entiende así. ¿Alguien puede explicarme la lógica o la sensibilidad diferencial tras semejante olvido?

Participaciones de los lectores

Rosalía, un exitoso producto en la industria musical

Iván Morgado Tereñez Sabadell

¿Quién no ha escuchado un single de Rosalía en nuestro país? ¿Qué persona no se ha quedado pegado a lo que muestra en s... Seguir leyendo

¿Contará el cine del futuro con actores reales?

Yosune Rodríguez Arenas El Masnou

Ha salido hace poco la noticia de que quieren hacer una película en la que mediante la tecnología CGI (imagen generada por ordenador) se r... Seguir leyendo

Donar sang, regalar vida

Marta Robledo Rufà Tarragona

Com cada any, l'1 de gener em faig una llista de reptes a aconseguir durant els següents 365 dies i, aquest 2019, un dels objectius era donar sang per p... Seguir leyendo

Rècord d'inscripcions a la darrera edició de la Cursa de la Dona

Gemma Pallàs Barcelona

El diumenge 17 de novembre es va celebrar la quinzena edició de la Cursa de la Dona, un esdeveniment encapçalat per dones i el qual destina els... Seguir leyendo

La esperanzadora fibra del árbol del plátano

Irene Gironella Guzmán Sant Cugat del Vallés

La naturaleza nos está dando soluciones. En los tallos de las plataneras se encuentra una fibra vegetal con una... Seguir leyendo

Ser vegetariano, compatible con hacer deporte

Albert Giménez Vallverdú Ripollet

El otro día, un compañero de mi gimnasio se sorprendió al conocer que era vegetariano. No tardó ni 30 segundos en soltar su discurso sobre... Seguir leyendo

La soledad en la tercera edad, una epidemia silenciosa

Ángela Idini Barcelona

Me ha impactado mucho la campaña del Ayuntamiento de Barcelona sobre la soledad que sufre la gente mayor; nada más y nada menos que unos&#... Seguir leyendo

El personal de urgencias, personas ante todo

Pau Montilla Barcelona

La importancia de una sonrisa

Anna Parera Gaspar Barcelona

Las 7 de la mañana. He pasado mala noche y me cuesta levantarme. Hace mal tiempo y frío. Me aseo, me visto y salgo por la puerta con mi patinet... Seguir leyendo