Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"La Mercè tiene un nombre, y es Custodia Moreno"

Presentación del cartel de las fiestas de la Mercè con su autora, Malika Favre (izquierda), la alcaldesa Ada Colau, y la pregonera, Custodia Moreno (derecha).

Presentación del cartel de las fiestas de la Mercè con su autora, Malika Favre (izquierda), la alcaldesa Ada Colau, y la pregonera, Custodia Moreno (derecha). / Ferran Nadeu (EPC)

Después de tantas críticas dirigidas a la alcaldesa Colau, brindémosle algún elogio: tantas Mercès ejerciendo como alcaldesa de Barcelona y por fin ha pensado para el pregón en Custodia Moreno, firme activista social, presidenta de la asociación de vecinos del Carmel, una mujer a la que hay que escuchar, que cuando habla se debería de parar el mundo para atenderla, cuya opinión sobre el tema que sea está cargada de coherencia, sensatez, humildad... nos da lecciones con la historia de su pasado: huyó de la pobreza y la enfermedad de su tierra natal y con dignidad y lucha consiguió, ella y muchos, salir de ese círculo vicioso que era y es la emigración forzosa. También con su presente, porque aprendió y no olvidó, sigue a sus 78 años luchando contra las injusticias, peleando junto a los más necesitados, cuidando a su tía centenaria, hablando con una lucidez que ya quisiera nuestra clase política.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Es de ese tipo de personas que no deberían desaparecer nunca porque han nacido para servir a la sociedad sin esperar grandes cosas a cambio, íntegras, incorruptibles, infatigables... seres sin grandes ambiciones, con vocación de servicio público, que han sufrido en primera persona la dureza de la vida y han aprendido la lección. ¿Por qué no pasa esto con la mayoría de políticos? Pues seguramente porque será muy fácil acomodarse en despachos y coches oficiales, dejar de tomar el pulso a la calle, algunos incluso olvidar de dónde vienen y hacia dónde se dirigían: lo fácil es limpiarse el barro y no volver a pisarlo.

Muchas gracias a Custodia Moreno y a la gente que, como ella, se pasan la vida enfangados por todos nosotros.

Participaciones de loslectores

Másdebates