Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Como médica de familia y tras 25 años de trabajo, estoy convencida de que nuestros responsables nos toman el pelo"

Concentración frente a Salut para reivindicar inversión en atención primaria.

Concentración frente a Salut para reivindicar inversión en atención primaria. / ACN

Después de casi 25 años de trabajo, dos años de pandemia y seis olas de covid, como médico de familia de Atención Primaria de Salud en Barcelona, estoy convencida de que nuestros responsables y la Administración nos toman el pelo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La asistencia se mantiene a base de horas extras y doblajes de turnos de personal extenuado. Es un abuso crónico de nuestra buena voluntad y vocación por parte de los sucesivos gobiernos. Trabajamos con un eterno malestar. No se solucionan problemas básicos como:

  • Falta de personal, porque no hay

  • Crecimiento de cupos de pacientes de forma ilimitada (en nuestro centro por ejemplo pasamos de los 1800 pacientes asignados por cada médico, cuando la OMS recomienda no pasar de 1400)

  • Incumplimiento reiterado del acuerdo de salida de huelga de 2018. Uno de los pactos era el trabajo en agendas de 28 visitas por turno; estamos haciendo muchísimas más. En noviembre de 2020 hicimos una nueva huelga para denunciarlo y nosotros mismos la tuvimos que abandonar por la llegada de la segunda ola. Desde el Departament de Salut nos respondieron que no era verdad que no se cumplieran los acuerdos (cuando es obvio que sí, y además con el tiempo la situación no ha hecho más que empeorar)

  • Exceso de trabajo burocrático que nos quita tiempo para hacer de médicos. Sin ir más lejos, con la mala gestión de las bajas durante toda la pandemia, o el registro de vacunas y pruebas externas, o por las dificultades en la emisión del certificado verde.

  • La no cobertura de bajas médicas de los profesionales. El trabajo que no se hace recae y sobrecarga a los que quedan. Por ejemplo, nuestra psiquiatra de referencia está de baja médica hace meses, sin cubrir. La psicóloga tiene más de cuatro meses de lista de espera, y nosotros atendemos a estos pacientes como buenamente podemos en visitas de 4 a 10 minutos (por cierto, ¿adónde irán a parar los miles de euros recaudados en la última Marató de TV-3 por la Salud Mental?)

  • Dificultades para derivar pacientes a otros especialistas. Y esto lo digo con todo el dolor de mi corazón. Algunos se han acostumbrado a utilizarnos como secretarios, demostrando una cuestionable profesionalidad y muy poca solidaridad en este tiempo tan difícil.

  • Escaso acceso a la formación continuada durante este período, con la repercusión directa sobre nuestro currículo, desarrollo de la carrera profesional... y de rebote sobre nuestras retribuciones (somos de los peor pagados del Estado y de Europa).

Nos toman el pelo, a todos.

Participaciones de loslectores

Másdebates