Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

Me llamo derrota, trátame con cariño

 Unos niños juegan un partido de fútbol.

 Unos niños juegan un partido de fútbol.

Suelo acicalarme y prepararme para causar estragos los fines de semana. Acostumbro a quitar el sueño, sueñan en mi contra y hago trizas algún que otro sueño. Flirteo con los pesimistas y pocos esforzados, disfruto provocando llantos; no genero pasiones, pero las desato; no paso desapercibida, y por eso soy muy temida. Se me conoce muy bien, pero se planifican entrenos y partidos para ignorarme y, a pesar de lo nociva que dicen que soy, a veces responsabilizan de mis acciones a los árbitros. Soy protagonista destacada de estadísticas y regalo envenenado de rivales convertidos en enemigos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero ¿sabéis que soy coqueta y tengo mi lado bueno? Gracias a mí se palpa muchas veces la realidad; soy especialista en poner los pies en el suelo; ayudo a felicitar a los del otro lado; logro convencer de que soy necesaria para escoger bien el camino del triunfo; soy más benigna si afloro en prórrogas y penaltis, y cuando hago llorar, en ocasiones me miran con cariño y dicen que soy honrosa. Soy la excusa para que muchos 'papis 'menosprecien a entrenadores y les ayudo a ver que ellos también conviven conmigo en la clandestinidad de sus frustraciones.

Me llamo derrota, trátame con cariño que solo soy acompañante temporal y me gusta que sonrías cuando nos separamos, sin olvidarte nunca de mí. Pocas como yo te ayudarán a quererte.

Participaciones de loslectores

Másdebates