27 feb 2020

Ir a contenido

"Me llamo Ana, tengo 96 años y he muerto en la más absoluta soledad"

Josep Font

Barcelona

 Una anciana camina en soledad por los pasillos de una residencia.

 Una anciana camina en soledad por los pasillos de una residencia. / CARLOS MONTAÑÉS

Esta es la carta que podría haber escrito Ana, compañera de habitación de mi madre en la residencia en la que vivía:

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

"Hola. Me llamo Ana. Tengo 96 años. He fallecido hoy a las 3:30 de la madrugada en la mayor y más absoluta soledad. Solo la persona que comparte conmigo la habitación, también enferma terminal, también muy mayor, me acompañaba. Llevo varias horas en la cama; solo una enfermera, al ver mi estado, ha dado el aviso para que me vengan a buscar.

Tanto tiempo dedicado a mis hijos, a mi marido, a mis nietos, trabajando para mi país… y nadie me ha cogido de la mano mientras me iba, nadie ha llorado mi pérdida junto a mi cama y nadie me va a echar en falta.

Quizá en algo no acerté, o quizá, simplemente, la vida es injusta con la gente mayor…”

Participaciones de loslectores

Másdebates