07 ago 2020

Ir a contenido

Markus Gabriel: El pensamiento como sexto sentido

Julián Arroyo Pomeda

Julián Arroyo Pomeda

Markus Gabriel, en el Palau Macaya, donde dio una conferencia el lunes.

Markus Gabriel, en el Palau Macaya, donde dio una conferencia el lunes. / FERRAN SENDRA

La semana pasada leí a Markus Gabriel, filósofo alemán, para alejarme de la vorágine del reparto del poder autonómico y municipal. El objetivo único es el poder, incluso sin coherencia y dignidad, mientras la política se degrada cada vez más, dedicada únicamente al reparto del trozo mayor del pastel. Vergonzoso.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En su último libro, Gabriel ofrece la tesis de que existe un sexto sentido, el del pensamiento, que permite orientarnos en la realidad y entender lo que sucede. Lo tienen todos los seres vivos en cuanto que necesitan orientarse, también. No es exclusivamente lingüístico. Ésta es solo una forma de pensamiento, pero no la única. Lo importante es que nos orientemos en la ingente información que nos bombardea.

La inteligencia artificial (IA), el dios de nuestro tiempo, es una de tantas formas de pensamiento, porque no pensamos sólo con la cabeza ni con el cerebro. Además, no tiene base biológica, por lo que es incapaz de pensar. Desengañémonos, las computadoras carecen de mente y de conciencia. La realidad acontece y los humanos no la construimos, sino que la descubrimos.

El transhumanismo es una pura fantasía que muchos pretenden resolver mediante los avances tecnológicos. Los seres humanos son especies biológicas e igualmente imagen de lo que deseen ser. Por eso el futuro puede ser una tragedia, que nos destruirá, o una comedia, que podrá realizarnos. El posthumanismo implica un rechazo de la vida, cuyo valor es vivirse a sí misma como buena. Tenemos que construir lo que queramos ser.

La realidad no es únicamente la naturaleza, pero ésta es su base imprescindible. Los seres humanos vivimos al margen de ella y aun contra ella con total desorientación, sin poder anclar el respeto a todos los seres vivos que están aquí. Europa no es ni una estructura tecnocrática ni la cuna del cristianismo occidental. Es necesario elaborar una filosofía europea que dé cuenta de todos estos aspectos.

Participaciones de loslectores

Másdebates