Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Todas somos Marie Curie: responsables de las tareas de casa y de cuidar a la familia"

"Todas somos Marie Curie: responsables de las tareas de casa y de cuidar a la familia"

Voy a hacer un ejercicio de visualización, ¿me acompañáis? Comida de Navidad, o de Año Nuevo, o del Día de Reyes. La familia va llegando y hay dos o tres personas en la cocina. Una de ellas está delante de los fogones, tal vez friendo algo para el aperitivo. ¿A quién veis? ¿Hombre o mujer? Apuesto a que muchos habéis visto, como yo, a una mujer mayor, o -si es muy anciana- ella está prestando ayuda y hay otra mujer al cargo de la comida.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Dice Rosa Montero que hasta Marie Curie era la responsable de las tareas de casa y de cuidar a su hija. Nos lo explica en 'La ridícula idea de no volver a verte', y eso que el texto es una oda a la compenetración en la pareja y al amor duradero. Rosa Montero relata cómo Marie Curie trabajaba junto a Pierre, pero no se cuestionaba si era la única responsable de llevar la casa e iba desbordada. ¡Marie Curie! ¡La doblemente premio Nobel! Y solo consiguió tiempo suficiente para hacer el doctorado porque contó con la ayuda de su suegro viudo para, al menos, ocuparse de la niña.

Y seguimos casi igual, o parecido. Las mujeres realizan el 70% del trabajo doméstico según el Instituto para la Igualdad de Género (2021). También se encargan mayoritariamente de los cuidados de niños y ancianos. Y, sobre todo, son las que organizan los hogares.

Algunos dirán que es su error, que deberían reivindicarse. Yo no creo en esa visión culpabilizadora. Vivimos en una sociedad enferma de ambición y las mujeres simplemente no tenemos estómago -como se dice en mi tierra- para desentendernos de la salud de nuestros allegados. Ni siquiera del bienestar de la familia en reuniones como las fiestas de Navidad.

Pero todo se andará. Cerremos los ojos. Es Fin de Año de… 2025. Estamos sentadas en el sofá charlando y tomando una copita de Oporto. Por el pasillo nos llega un aroma a cebolla caramelizada. Y las risas de nuestros maridos, hermanos, hijos. Mirad bien: hasta se han puesto delantales.

Participaciones de loslectores

Másdebates