Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Las malas podas de los árboles deberían considerarse un grave delito ecológico"

Poda de árboles en Barcelona

Poda de árboles en Barcelona / Ajuntament de Barcelona

En estos días en que, afortunadamente, la ministra austríaca de Medio Ambiente ha conseguido aprobar la ley europea de restauración de la naturaleza, ya sería hora de que las amputaciones a las que los ayuntamientos someten al arbolado de calles y jardines y que acaban con su vida, se consideren delito ecológico contra el medio ambiente.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un 'post' para publicar en la edición impresa y en la web

Cada metro cuadrado de sus copas, su ramaje, sus hojas..., todas y cada una de ellas actúan, junto con los océanos, de sumideros naturales del C02 que está ahogando nuestros pueblos. Por demás, considerando la inversión que representa (para el ciudadano) cualquier proceso de plantación y mantenimiento de un árbol hasta conseguir su porte natural que raramente alcanza, precisamente en un momento tan crítico para el planeta, la aplicación de estas mutilaciones deberían considerarse un grave delito ecológico por privarlos de sus desarrollo natural, cumplir sus funciones y a los ciudadanos, del disfrute de tantas otras virtudes que nos ofrecen. Sombra i frescor entre ellas.

Es urgente que el gobierno sancione a aquellos consistorios que apliquen esta ancestral costumbre a nuestros árboles y concienciarlos de su gran perjuicio al planeta.

Participaciones de loslectores

Másdebates