El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Mafias que hacen pasar la okupación como un movimiento social

ALBERT BERTRAN

La zona industrial de Badalona sur, con las chimeneas de Sant Adrià al fondo.

Jorge AguirreBadalona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 27 de mayo del 2016 - 09:47 h

El de la okupación es un tema que va y viene. Lo hace conjuntamente coincidiendo con el repunte del fenómeno en nuestras ciudades. Hablaré desde mi realidad inmediata, Badalona, Montigalà.

Allí han tomado los edificios que habían servido de morada para nuestros visitantes en los JJOO del 92, que luego pasaron a ser propiedad de la que en aquel entonces era una creciente clase media badalonesa. Se han posicionado en los edificios de más reciente construcción, aunque también en zonas más deprimidas en un barrio que se encontraba en constante transformación, que tenía visos de prosperidad. No fue del todo así.

Los sueños truncados de la crisis dejaron un barrio a medio gas, y a muchas familias en la calle tras la quiebra de sus negocios o el cierre de las empresas donde trabajaban. La historia es bien conocida. Y el banquete quedó servido: cientos de pisos en manos de los bancos, comprados por paquetes como si fuesen manzanas en mercado a bajo precio.

Pero del banquete quieren participar más comensales. Entre ellos, no solo necesitados que en muchos casos han contado con el apoyo de sus comunidades de vecinos para evitar su desalojo, aunque estos son, desgraciadamente, los que menos. Los que más, unas mafias bastante peligrosas que se mueven en vehículos de lujo y que revisan las páginas web de los bancos para buscar su próximo objetivo, la nueva oferta a okupar. Señoritas jóvenes vestidas de Zara y que se mueven en coches de gama alta para disipar dudas y que convencen a la abuela incauta de turno de que son comerciales de una agencia para poder entrar en la finca objetivo, y con cerrajero tras sus faldas poder instalar la nueva cerradura de un piso que dicen demostrar, con contrato falso en mano, que ahora es suyo.

Saben que el banco no estará allí en semanas para posicionarse en el piso. Ni en meses. Saben que el tiempo juega a su favor ante la desidia y el desinterés de los bancos. Total, un piso menos. Aquí comienza el calvario.

Ante la okupación, una comunidad de vecinos que en el mejor de los casos observará impávida cómo le consumen sus servicios de agua, gas y luz, ya que dichas viviendas no pueden darse de alta; viendo cómo destrozan las zonas comunes, ya que los nuevos habitantes suelen ser personas del clan, o bien no las más dadas a la convivencia (de muchos casos en Badalona, no conozco el primero en que haya habido buena vecindad).

El rastro es la impunidad, los sueños rotos de vecinos que compraron su vivienda con el sueño de vivir en familia, o solas, tranquilas, felices, y sin problemas. Y lo peor, la manipulación. De unas mafias que hacen pasar su okupación como social para poder lucrarse de dichos pisos, y con el apoyo de la sociedad ante tanto desahuciado. Mimetizarse con un problema tan serio para sacar dinero y volver más crónico un problema que cambiará la faz de nuestros barrios y ciudades, donde cada vez será más difícil distinguir quién necesita y quién se lucra del necesitado.

Manipulan la vaguedad de nuestro sistema legal con total descaro. Todo esto, cantado desde hace décadas, en una ley que no protege, cuya falta de actualización ante las nuevas formas de crimen ya no nos protege. Ni al propietario y su propiedad, ni al que ha perdido su vivienda, ni a la comunidad a la que afecta. Desidia que pagamos todos. Y de qué forma.

Seguramente, si lee este artículo pasará página y antes de que acabe el periódico ya se habrá olvidado usted de estas palabras. Hasta que el okupa de turno se encuentre frente a su puerta. Y se encuentre ante el desespero de saber que no podrá sacarles de allí en un lustro. Como mínimo.

Participaciones de los lectores

Defenderemos nuestra catalanidad dentro de un proyecto común pese a los ataques

David Díaz Terrassa

Ciudadanos: Ni una lección de respeto y moral de los que generan la violencia

Víctor Palacios Viladecavalls

Presupuestos: derecha y nacionalistas, todos a una

Miguel Fernández-Palacios Madrid

¿Qué sentido tiene vetar unos Presupuestos esperanzadores tras siete años de gobierno conservador? La respuesta es obvia: forzar elecciones. Qu... Seguir leyendo

La crueltat de la caça

Josep Vilà Olesa de Montserrat

He vist les imatges terribles del video que hi ha a la edició digital del seu diari en què es pot veure com 12 gossos i un cé... Seguir leyendo

¿Merece la pena esperar para ver una serie?

Laura Soto Barcelona

Consumir contenido por capítulos ha pasado a una vida mejor, o al menos eso parecía. Cada vez son más las series y documentales que la plataforma Netflix ofrece por ... Seguir leyendo

Ser adelantado por un patinete ultrasónico

Sergi Hernández Gavà

Ayer volvía a casa por el Carrer de la Marina de Barcelona. Yo iba en moto, más o menos a unos 60 km/h, cuando de repente, me adelantó como un rayo por la derecha (c... Seguir leyendo

"Me sorprende que para algunos sea más importante perder unos minutos que la salud de otra persona"

Naís Fernández Barcelona

Hace unos días me encontraba en el metro y cuando estábamos detenidos en una estación un hombre se desmayó en el andén. Tanto la gente que... Seguir leyendo

Santiago Solari: Real Madrid 'is coming'

Víctor Domingo Valencia

Tras cuatro victorias consecutivas, y sin encajar un solo gol, Santiago Solari se queda al mando de este nuevo Madrid. Tras la marcha de Cristiano Ronaldo y Zinedine... Seguir leyendo

El masclisme és cosa de tots

Judit Martin Gil Sant Sadurní d'Anoia