El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Macromatadero en Binéfar: Crónica de una muerte anunciada (la del planeta)

El Periódico / Archivo

Imagen de archivo de un veterinario en una granja de cerdos en Catalunya.

Xavier Martí VallesBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 19 de junio del 2019 - 06:00 h

Vivimos en un país de "fiesta y siesta", de "pan y toros", de "fútbol y reggaetón", de "butifarrades y castells"; vivimos voluntariamente ajenos a la realidad, casi totalmente concentrados en nuestros problemas, preocupaciones y necesidades, anhelando la felicidad en nuestro pequeño 'matrix' cotidiano.

Mientras todo esto sucede, a pocos kilómetros de Catalunya, en la pequeña localidad de Binéfar (Huesca), se está poniendo en funcionamiento el que va a ser el mayor matadero de Europa, en el cual se va a dar muerte diariamente a más de 30.000 cerdos. Además del terrible dolor y sufrimiento que se va a causar a estos animales, recordemos que son seres con capacidad de sentir, esta actividad, conjuntamente con las granjas intensivas que los criarán, va a causar un terrible impacto medioambiental por contaminación de suelos y acuíferos, emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera y gran consumo de agua y energía.

Todo esto va a suceder gracias a la pasividad de la población, pero sobre todo gracias a la complicidad de unos gobernantes totalmente sumisos a los intereses empresariales cortoplacistas e inmorales, y que con este proceder evidencian una vez más lo alejados que están de los problemas reales de la población y lo poco que les importa nuestro futuro como sociedad.

Tanto dolor, tanto sufrimiento, tanta muerte, no salen gratis. Nuestro egocentrismo, nuestro afán de poder, nuestra falta de empatía y solidaridad y nuestra estupidez no van a quedar impunes. De hecho, nuestro planeta ya lo está pagando, al igual que los animales que en él vivimos. Pero serán nuestras hijas e hijos los que paguen con creces por nuestros actos de hoy.

Debemos despertar de una vez de nuestro letargo antropocéntrico y darnos cuenta de que el planeta nos está dando serias y evidentes señales de que no estamos haciendo las cosas bien, de que detrás de cada cifra en las frías e inhumanas estadísticas de los mataderos había un ser vivo con capacidad de sentir que no quería morir. Asimismo es vital e improrrogable que nos demos cuenta de que no tenemos un planeta B.

Participaciones de los lectores

Cambios en el léxico para conseguir que suene bien lo que está mal

José Luis Ontiveros Miras Igualada

La Iglesia y los judíos: el desconocimiento me entristece

Francisco Javier de la Muñoza Mollet del Vallès

La llegada del 5G: Los avances tecnológicos no siempre son para bien

Beatriz Sancho Zaragoza

Convicción, o más bien responsabilidad: maniobras y colisiones

Rafael Granero Chulbi Barcelona

Señores Casado, Iglesias, Rivera y Sánchez, varios articulistas de distintos medios han analizado sus últimas acciones pl... Seguir leyendo

Inés Arrimadas com a Doña Lío Portapartes, señora con malas artes

Jaume Farrés Olesa de Montserrat

Memento Park de Budapest

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

A Budapest he pogut visitar el Memento Park. És un espai allunyat del centre, on exposen unes quantes escultures enormes... Seguir leyendo

"Mi nieta y yo casi nos ahogamos en Sitges y no había ningún socorrista en la playa"

Mª Teresa Simeón Barcelona

El día 7 de julio, mi nieta de 7 años y yo estuvimos a punto de morir ahogadas de no ser por una pareja de jóvenes de unos 17 años quienes... Seguir leyendo

Ciudadanos: un camaleón en constante e insólita metamorfosis

José Manuel Fernández Arroyo Barcelona

Ciudadanos es especialista en meterse en grandes jardines, en toda clase de jardines. En la manifestación del Orgullo LGTBI... Seguir leyendo

Polítics i política: Diuen servir a la societat, quan en realitat se serveixen d'ella

Joan Masdemont Serra Barcelona

La política s'hauria d'entendre com un servei a la comunitat. Si així fos, res seria més noble i lloable, però per desgràcia això queda ... Seguir leyendo