11 jul 2020

Ir a contenido

Luces y sombras del VAR

Martina Balboni

Tarjeta roja a un árbitro gallego.

Tarjeta roja a un árbitro gallego. / JORDI COTRINA

El VAR es una innovación que se instauró en el 2016. Es un acrónimo que designa videoarbitraje, una ayuda, una asistencia al árbitro por vídeo, un sistema implantado por la FIFA, organización mundial de fútbol, con el objetivo de eliminar los errores arbitrales. En este sentido, se puede considerar como algo negativo para la profesión del árbitro, que así va a perder su valor, porque con esta nueva tecnología se pueden poner en discusión sus elecciones.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Con esta introducción los ojos del árbitro no son los únicos que vigilan sobre las infracciones, goles, tarjetas amarillas o rojas, porque del otro lado, dentro de una pequeña habitación, hay otros ojos de personas calificadas que, durante 90 minutos, focalizan su atención sobre imágenes proyectadas por monitores: por ejemplo, un gol visto a cámara lenta, una falta, un comportamiento violento por parte de un jugador... Obviamente, cuando se registra una acción de este tipo, se comunican con el árbitro del partido a través de un micrófono interno, para tomar, conjuntamente, la decisión correcta.

Desde el punto de vista de un aficionado, el partido no se puede parar demasiadas veces, porque sería como si una película fuera interrumpida por la publicidad cada diez minutos. Esto provocaría rabia y malhumor. Cuando asistimos a un partido, sentimos la adrenalina y solo pensamos en apoyar a nuestros jugadores con nuestros gritos de ánimo hasta la victoria. Con el VAR eso se hace, pero eliminando poco a poco la magia y la atmósfera de todo el estadio.

El VAR se considera un avance tecnológico importante dentro del fútbol, pero no del deporte en general. Es una idea que nació mal, en el sentido de que juega un papel del mismo nivel que cuestiones políticas, sociales, civiles y económicas. No debería existir esa discriminación o inferioridad hacia los demás deportes, porque todo atleta es igual a otro. Todos somos iguales y el valor del deporte nos lleva a un único objetivo: divertirnos.

Participaciones de loslectores

Másdebates