16 jul 2020

Ir a contenido

Los derechos humanos: la asignatura pendiente de la derecha

Ximo Estal

Manifestación en Barcelona del Orgullo LGTBI, el pasado junio.

Manifestación en Barcelona del Orgullo LGTBI, el pasado junio. / JOAN CORTADELLAS

El 10 de diciembre de 1948 las Naciones Unidas aprobaron, en París, la Declaración de los Derechos Humanos. En España tuvo que ser en 1976, tras una dictadura que se saltó todos esos derechos. Tras la muerte del dictador, todavía hubo que esperar dos años hasta la aprobación de la Constitución de 1978, momento en que se incorporaron estos derechos y libertades fundamentales que se definen en dicha Declaración.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hoy, 71 años más tarde, los 30 derechos fundamentales se siguen incumpliendo en muchos países y, como en el caso de España, aún más cuando gobierna la derecha, sobre todo en lo relativo al derecho a la verdad, la justicia y la reparación para todas las víctimas de la dictadura franquista. Pues todavía hoy, la derecha, la ultraderecha e incluso la Iglesia Católica siguen negándose a admitir los crímenes, los delitos de genocidio y los más de 140.000 desaparecidos en fosas comunes y cunetas. Y lo peor, se niegan, en aquellos lugares donde tienen poder, a realizar un Plan Urgente de Exhumaciones para dar dignidad a aquellos y aquellas que defendieron y lucharon por la libertad e igualdad y para que los derechos humanos se cumplieran. 

Hoy, pese a esos 71 años de derechos (y en España más de 41), la extrema derecha, apoyada por la derecha, está lanzando una ofensiva contra la Memoria Democrática e incluso está intentando reescribirla. Y, por si eso fuera poco, atacan la Ley de Violencia de Género y ocultan el terrorismo patriarcal contra las mujeres; atacan la Ley de Igualdad LGTBI y, en todos los lugares que ostentan poder, intentan derogar las leyes de memoria.

Ante esto, está claro que la derecha y ultraderecha de nuestro país no solo no enarbolan la bandera de los derechos humanos y sus valores democráticos, sino que es su asignatura pendiente.

Participaciones de loslectores

Másdebates