Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"En el limbo del covid-19, ahí es donde me encuentro"

Un hombre recibe una dosis de vacuna anticovid en Alemania.

Un hombre recibe una dosis de vacuna anticovid en Alemania. / Andreas Gebert / Reuters

Así es como me siento ahora mismo, en un limbo del que, lamentablemente, ni la Administración me da una solución para salir.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Me vacunaron un martes con Pfizer. Yo estaba muy contento, ya que estaba deseando que me vacunasen. Debido a que la fiebre que me había causado la vacuna no disminuía con la ingesta de paracetamol, a los dos días, el 8 de julio concretamente, tuve que visitar el CUAP. Mi gran sorpresa fue que, cuando en el centro de salud me hicieron un test de antígenos para descartar el covid, el resultado fue positivo.

Estoy vacunado con la primera dosis, y al haber pasado el covid recientemente, me indican en mi CAP que, siguiendo el protocolo del Ministerio de Sanidad, hasta dentro de seis meses no me pondrían la segunda dosis. A su vez, la prueba diagnóstica de covid que se me realizó fue de antígenos en vez de un test PCR. Aquí es donde nos encontramos con el problema: yo no elegí que me hiciesen antígenos en vez de PCR, ni tan siquiera se me consultó. Y, según Salut, el resultado de un test de antígenos no tiene validez para poder obtener un certificado covid digital, como sí que tendrían aquellas personas a las que se les diagnosticó covid con una prueba PCR.

Estoy tranquilo al saber que estoy inmunizado con una dosis de la vacuna y haber pasado la enfermedad; sin embargo, al no poder disponer de un certificado covid, me encuentro en esta situación paradójica en la que veo que se limitan mis libertades individuales. Cada vez más territorios están imponiendo el uso obligatorio de este certificado para entrar en espacios públicos o incluso para viajar por Europa. Desde Salut me dicen que no tengo otra opción más que resignarme hasta que haya un cambio en el protocolo.

Y es así, sin yo saberlo, cómo he acabado en este limbo, y durante los próximos seis meses no podré disfrutar de acciones tan básicas como el libre movimiento o la posibilidad de entrar a un restaurante o teatro en aquellas comunidades donde decidan imponer este tipo de medidas.

Participaciones de loslectores

Másdebates