"La libertad de expresión hay que defenderla sin polarizaciones ideológicas ni sectarismos"

Acción de los manifestantes del SEPC en el interior del edificio histórico de la UB en Barcelona contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

Acción de los manifestantes del SEPC en el interior del edificio histórico de la UB en Barcelona contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél. / EUROPA PRESS / KIKE RINCÓN

Jaime Rodríguez Soto

Jaime Rodríguez Soto

Ahora que está en tela de juicio nuestra calidad democrática como país y la libertad de expresión está en pleno debate público y político, con jóvenes manifestándose por todo el país, muchos con algaradas, destrozos y actos de violencia, quiero nombrar a una persona de la que yo desconocía por completo su existencia.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ha sido a través de un artículo en otro medio en el que se hablaba de la libertad de expresión. El hombre al que mencionan en el artículo se llama Martin Garbus y es un abogado norteamericano. Resulta que este señor lleva décadas defendiendo, pero de verdad y sin sectarismos, la libertad de expresión de personajes del mundo de la política, famosos y artistas.

Garbus defendió a un grupo de neonazis para que pudieran manifestarse en un barrio judío de Nueva York. Fue a juicio, y lo ganó, para que estos neonazis pudieran ir a manifestarse allí. El detalle importante es que resulta que el señor Garbus es judío, y su familia emigró de Polonia a EEUU.

Ahora, la pregunta importante que les hago a todos esos jóvenes que se manifiestan, a políticos como los de Podemos o la CUP, y a muchos lectores de este diario es si ellos también están dispuestos a llevar la libertad de expresión hasta las últimas consecuencias como el señor Martin Garbus. Porque veo que los mismos que defienden a Pablo Hasél y a los que hacen enaltecimiento del terrorismo argumentando que eso es libertad de expresión son los mismos que dicen que debe de estar penado judicialmente a los que hacen enaltecimiento del franquismo o que niegan la violencia machista, tal como propone hacer con una ley el Ministerio de Igualdad de Irene Montero.

La libertad de expresión hay que defenderla tal como hace el señor Garbus, sin polarizaciones ideológicas ni sectarismos. Si no, no es la libertad lo que estamos defendiendo.

Participaciones de loslectores

Másdebates