El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Las pensiones no son un donativo

EFE / LUIS TEJIDO

Concentración de pensionistas ante el Ayuntamiento de Bilbao, el 12 de marzo de este año. 

Eduardo López LaguartaTerrassa

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 15 de marzo del 2018 - 16:00 h

Es consuelo de tontos decir que hay países en los que se vive peor, también los hay donde se vive bastante mejor. Pero nos ha tocado este y de este hablamos, porque siendo cierto que la globalización se ha llevado por delante ingentes puestos de trabajo mermando la siderurgia y que la industria naval y minera son casi residuales en este país, no es menos cierto que la falta de políticas de previsión y los desbarajustes en materias de educación y de empleo, con una reforma laboral dirigida a socavar la contratación estable en favor de la precaria, nos han desnudado ante la crisis, pues hasta el último peón de albañil esperaba el 'boom' del ladrillo, y si a todo esto añadimos los datos que hablan de que cuando este gobierno empezó a minarnos la salud, había 67mil millones de euros en el fondo público de pensiones y cinco años después quedaban 24.000 y bajando, nos despertamos hoy oyendo desde los estrados el sibilino mensaje de "sálvese quien pueda" con lo privado e incluso con algún cargo relevante, preparadísimo, pero con muy poca educación al atreverse a echar cuentas con las viviendas de los pensionistas.

Las pensiones no son un donativo que se pueda dar o quitar según medidas presupuestarias, es dinero adelantado para su reparto en el relevo generacional, es el pacto establecido entre Gobierno y sindicatos mediante el cual, con buen criterio y a la orden, las empresas cotizarán por sus trabajadores y estos, más los autónomos precavidos, aportarán durante su vida laboral activa parte de sus salarios en un fondo con garantía de estado para que los sucesivos gobernantes de esta grande y libre nos atiendan y nos administren un retiro con cierta dignidad. Y resulta que estos de hoy, esgrimiendo sin sonrojo su fracaso, nos dicen que no hay margen para subidas, que ha mermado el ratio de activos y jubilados y que esos fondos están distraídos, pregonando esa murga cansina de la herencia recibida y que, de no ser por su abnegada gestión, España habría sido rescatada, cuando ha sido una tropa de insufribles políticos de todos los colores quienes la han secuestrado y expoliado. Ysi esta película termina así, habrá que titularla 'La gran estafa'.

La escasez de inteligencia política y la abundancia de políticos listos y de merodeadores nos están abocando a una situación dramática mientras los responsables, lejos de ser dimitidos o cesados, se lucen a diario en los medios, vendiendo humo para que los que cotizamos, los que ya no cotizamos y los narcotizados les renovemos el contrato para seguir asaltando el tren del dinero.

Seguro que la corrupción política no es la causa principal de lo que se nos viene encima, pero hace ya años que en las noches electorales no puedo reprimir la resignación cuando los ganadores, da igual quiénes, pues el patrón es el mismo: aparecen saltando sin medida, histéricos y eufóricos, descorchando botellas, campeonando y repartiendo abrazos sin decoro, y al verlos no puedo evitar el gesto instintivo de echarme mano a la cartera. Y es que no damos con la tecla.

Nos vamos haciendo viejos al son del trasiego de sobres, los asientos del tesorero, la 'Gürtel', la Púnica, las 'black', el canal de Isabel, los ERE, el Palau, los sueldos vitalicios, los paraísos panameños, las puertas giratorias y las mil danzas de un baile de lobos insaciables. Pero como es de ley y así ha de ser, que en democracia siempre decida la mayoría, pues así estamos, con el mensaje claro y obtuso que transmite esa mayoría: ¡Aguanta Mariano, sé fuerte!

Cómo puede el jubilado de hoy y el de mañana amparar con su voto semejantes tropelías. Habría que ventilar, y el último que apague la luz.

Participaciones de los lectores

Ruido y caos en la información televisiva

Silvia Jaunsolo Sánchez Rotterdam

Durante estos últimos días me he dedicado a ver y analizar programas informativos de televisión para hacer un estudio sobre r... Seguir leyendo

Dejar de vivir el momento por ganar unos 'likes'

Laura Muñoz Fernandez Salou

¿Cuántas veces he ido a conciertos de música en vivo y, al mirar a mi alrededor, me he visto envuelta de manos alzadas ... Seguir leyendo

La desigualdad por razón de género, inexplicablemente presente en la sociedad actual

Alejandro Prieto Orviz Gijón

Sería estupendo llegar a eliminar y prescindir de cualquier medida de discriminación positiva dirigida a las mujeres;... Seguir leyendo

L'injust centralisme que pateixen els qui viuen fora de Barcelona

Susanna Díaz Fontsagrada

Gràcies per pensar en nosaltres, en els que vivim fora de la gran ciutat i estem ansiosos per acollir-vos cada cap de setmana... Seguir leyendo

¿A qué juegan en la Moncloa?

Olga Galindo Barcelona

No es lo mismo jugar al parchís que al dominó, ni al ajedrez que a las damas, ni al póker que al julepe. En deportes rigen distintas normas... Seguir leyendo

La hiperconcentración de la riqueza pone en alto peligro la democracia

José María Torras Coll Sabadell

Las clases medias, en trance de desaparición, y las clases populares, en algunos casos sumidas en la pobreza, se sublevan... Seguir leyendo

Rodalies Renfe sotmet als seus passatgers a una aventura diària

Pilar Crespo Álvarez Terrassa

Viatjar diàriament a Rodalies Renfe és una aventura. Jo m'ho plantejo com una gimcana. Primera prova: esbrinar ... Seguir leyendo

"Activistas y negacionistas"

Iulen Lizaso Aldalur Hernani

La joven activista a favor del medioambiente y premio Right Livelihood, Greta Thunberg, clama a los políticos y personas con poder e influencia... Seguir leyendo

L'estrena de 'Little Women': el rol de les dones a la societat, a debat

Carlos Zaragoza Barcelona

Aquest cap de setmana es va celebrar la première de 'Little Women', una nova adaptació del clà... Seguir leyendo