El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Las meriendas solidarias, un riesgo para la salud

ELISENDA PONS

Productos de consumo que incluyen aceite de palma entre sus ingredientes.

Leonor MirallesSant Boi de Llobregat

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 19 de junio del 2017 - 14:00 h

Al finalizar el curso escolar es habituals en todas las escuelas hacer fiestas de despedida a los de sexto curso, recaudar fondos para que los estudiantes se vayan de viaje, para los refugiados o las comunidades hermanadas con nuestras poblaciones o para recaudar fondos para un niño del barrio con leucemia. Todas ellas, causas nobles, sin duda. Algunas de estas recaudaciones se celebran durante todo el curso escolar bajo la palabra “solidaridad”.

Las recaudaciones de fondos de muchas escuelas consisten en una merienda a buen precio. A pesar de que, en junio del 2011, se aprobó en el Congreso de los Diputados la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que prohíbe la venta en las escuelas de productos con más de 200 calorías, 0,5 gramos de sal, y aquellos que lleven una pizca de ácidos grasos trans (excepto lácteos o cárnicos), los padres, madres y escuelas se superan cada viernes en “solidaridad”, vendiendo estos productos sobre un tablón con patas dentro de los recintos escolares para recaudar fondos para una u otra causa.

En las aulas, el alumnado acaba de examinarse del tema de los alimentos y la pirámide alimentaria. En el patio pueden gozar de la solidaridad de los adultos, que son solidarios con sus causas, pero no con sus hijos.

Nosotros, expertos en nutrición comunitaria, endocrinos y pediatras, realizamos intervenciones en las comunidades autónomas para revertir el problema de salud, la epidemia no vírica más importante de los últimos tiempos, la obesidad, que será el canal de entrada a muchas enfermedades, una de ellas el cáncer. Mientras ustedes, padres, madres y escuelas, retroalimentan el problema con su afán solidario sin límites. Doctora Susana Moreneo, no puedo estar más de acuerdo con usted: “Hoy en día, hay que defenderse de la sobrealimentación, como nuestros antecesores se defendieron del hambre”. Y añado: el éxito de ello va a depender de lo que nos dejen formar a nuestros niños y niñas en las aulas. Porque no está bien esta negligencia moral.

Participaciones de los lectores

Cuando el muro es también burocrático

Pese a que en 2017 se registró una reducción del flujo de migración indocumentada en la frontera que separa México de Estados Unidos, e incluso... Seguir leyendo

Basta de racismo, basta de miedo y rechazo al inmigrante

Camilla Cichero Génova

En diciembre, Papá Noel ilusionó a 800.000 niños y jóvenes. La 'Iussoli', la ley que tenía que reconocerles la ciudadanía... Seguir leyendo

Patriotismo de pandereta

Jaume García Antón Valencia

Dejad la escuela catalana en paz

Adrià Huertas Vidal Barcelona