Derecho a la vivienda, desahucios y ocupación: Todos miramos hacia otro lado

Enseres de algunas de las personas desalojadas, en plena calle.

Enseres de algunas de las personas desalojadas, en plena calle. / MANU MITRU

José Luis Posa Lozano

José Luis Posa Lozano

Un Estado que consiente la okupación con la excusa de que todo español tiene derecho a una vivienda es tan patético como quien desentierra un cadáver para enterrar otro. La obligación de un Estado que se dice democrático y constitucionalista es asegurar que el derecho a la vivienda deje de ser una utopía y se convierta en una realidad, y para ello debe potenciar la construcción de pisos de protección oficial y ofrecerlos en alquiler a unos precios y condiciones que permitan a nuestros jóvenes fundar un hogar, tener hijos y asegurar la transición generacional.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El capitalismo ha dejado la sanidad, la vivienda, la educación y la justicia en manos de la iniciativa privada, y entregar los derechos básicos a los especuladores clama soluciones y responsabilidades urgentes. 

Mientras las mafias ocupan hogares, los jueces ordenan desahucios de familias enteras y las arrojan a la calle sin opción alguna; los fondos buitre han convertido la vivienda en un latrocinio con el beneplácito de políticos, legisladores y tribunales. ¿Para qué queremos un poder legislativo que se duerme en los escaños y vota las leyes que les imponen los especuladores y las empresas del Ibex?

Todos miramos hacia otro lado mientras esta plaga no nos afecte, pero un día podemos ver ocupado nuestro hogar o ser desahuciados de nuestra casa y entonces hasta el maestro armero estará muy ocupado.

Participaciones de loslectores

Másdebates