El Periódico

Las calles siempre serán nuestras, pero queremos más

FERRAN NADEU

Imagen de la Via Catalana 2014 del pasado Onze de Setembre

Moha LalouhFigueres

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 3 de enero del 2018 - 10:30 h

Las calles siempre serán nuestras, sí, pero no solo queremos las calles.

El 1 de Octubre marcó un punto de inflexión en el juego que se nos vendió a partir de la transición, una Constitución blindada y más aún en su título 2 (la Corona). Ese día histórico hizo tambalear el trono de un monarca y todos sus aliados.

Soy inmigrante, de izquierdas, republicano e independentista. Quiero que Catalunya sea una república, sí, pero también me gustaría que España lo fuera también, pero siendo realistas, ahora en España no hay una opción política clara o un movimiento social fuerte a favor de romper las cadenas de este constitucionalismo.

Ahora vemos a partidos de derechas como Ciudadanos, que se han aprovechado de la polarización en estas pasadas elecciones autonómicas. Juegan con la rojigualda para atraer a los sectores de la población obrera, para que les voten, obligan a anteponer una unidad de España ficticia, a los derechos sociales.

El movimiento independentista catalán no es monopolio de nadie, por eso creo que no debemos crear personalismos como el de Puigdemont, el nostre president.

Evidentemente que me apena que un presidente votado por el Parlament tenga que exiliarse a otro país por haber cumplido con un mandato popular, pero ahora necesitamos políticas efectivas que nos llevan hacia una república. Debemos dejar de poner el foco en personas, hay sacrificios sí, pero nada es comparado con la fuerza de la ciudadanía pacífica e injustamente apaleada el 1 de Octubre.  

Siempre he sido, y de hecho sigo siendo partidario de que los cambios reales y que han ayudado a que progresemos como sociedad han surgido en la calle, pero no debemos quedarnos solo ahí.

Nuestra fuerza debe trasladarse a las instituciones, pero jamás irse de la calle, porque en las instituciones no podemos estar siempre, pero como dije al principio, las calles siempre serán nuestras, siempre podemos estar ahí y siempre debemos estar ahí.

Participaciones de los lectores

Catalunya, tras el 21-D: realidad polarizada

Zouhair El Hairan Barcelona

Carta abierta a Oriol Junqueras

Carlos Magaña Busutil Garraf

Unionistes, heu destapat la vostra mentida

Samuel Segura Sant Boi de Llobregat

Ara mateix, havent sentit en una entrevista a en Jaume Vives —català sortit del "no res"— que ningú coneix i que es postula co... Seguir leyendo

Cants per la llibertat

Pere Cairó Soses

Encara que cada cop sembla més rocambolesc, terrorífic i indignant, el que passa a Catalunya en cap lloc del món no ... Seguir leyendo

Resultados del 21-D: Todos deben reflexionar

Ximo Estal Lizondo Port de Sagunt

Ya han pasado algunos días desde las elecciones catalanas del 21-D, convocadas por el Gobierno central como consecuencia de la aplicación del&#... Seguir leyendo

Federación o balcanización

Francisco R. Molina Sant Boi de Llobregat

Tal como yo veo la cuestión catalana, hay dos opciones. Una es que Madrid se una al resto de Castilla para formar un potente Estado miembr... Seguir leyendo

Tabarnia o "estamos hartos"

José Aparicio Barcelona

Tabarnia no es ninguna broma. Es la expresión de una realidad que el nacionalismo intenta disimular desde hace décadas: la gran fr... Seguir leyendo

La factura del 'procés' y déficit fiscal

Ricard Fontova Barcelona

Una reflexión: la factura del Reino Unido por el brexit, 45.000 millones de euros a pagar a la UE. Déficit fiscal en ... Seguir leyendo

Rebajar la presión judicial para negociar

Dionís López Barcelona

Dice el Rey: “cualquier ciudadano puede defender sus ideas y opiniones pero sin imponerlas”. Me pregunto, quién ha impuesto qué. Ha tenido lugar un ... Seguir leyendo