27 may 2020

Ir a contenido

La vivienda, un privilegio más que un derecho

Alaia Hernández

Un hombre y dos niñas observan las ofertas de viviendas en una agencia inmobiliaria del paseo de Maragall de Barcelona.

Un hombre y dos niñas observan las ofertas de viviendas en una agencia inmobiliaria del paseo de Maragall de Barcelona. / ARCHIVO / FERRAN NADEU

Intentar vivir en un piso de alquiler es una aventura. El problema es encontrar la opción que más se ajusta a las necesidades de uno. Y a su vez, que se ajuste al presupuesto económico. Por no hablar de la demanda que aumenta cada día y de la oferta que disminuye.  

Entretodos

¿Crees razonable el precio de los pisos de alquiler en Barcelona?

Publica una carta sobre la situación del mercado inmobiliario

Me llama la atención cómo los precios de los alquileres han subido de forma espeluznante. No somos de la cultura de alquilar, sino de la de tener un piso en propiedad. Pero la crisis económica nos ha llevado a no poder comprar una vivienda porque no es seguro el compromiso de poder pagarla.

Resulta difícil de comprender por qué los salarios se mantienen e incluso disminuyen mientras la vida va aumentando su coste a pasos agigantados.

Creo que no es justo, e incluso antiético para el ser humano que cada año los precios del transporte, alimentos y otros gastos básicos se incrementen, sin que los sueldos lo hagan. Con todo ello, y después de hacer cábalas con el dinero, la vivienda termina siendo más un privilegio que un derecho.

Una sociedad que no tiene cubiertas las necesidades más primarias no es una sociedad en evolución, sino de supervivencia.

Participaciones de loslectores

Másdebates