24 sep 2020

Ir a contenido

La sanidad madrileña está 'infartada' y se cierne el desastre

Julián Arroyo Pomeda

Julián Arroyo Pomeda

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (2i),  durante la presentacion este martes en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional de la maqueta del proyecto final Madrid Nuevo Norte, un acto en el que también participan el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (2d), y el presidente de Distrito Castellana Norte,  Álvaro Aresti.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (2i),  durante la presentacion este martes en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional de la maqueta del proyecto final Madrid Nuevo Norte, un acto en el que también participan el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (2d), y el presidente de Distrito Castellana Norte,  Álvaro Aresti. / EFE / Chema Moya

Los informes dicen que Madrid es la segunda comunidad en casos diagnosticados. A esto se ha llegado por su desinterés en la Sanidad Pública. Si la media de gasto por comunidades es el 5,5% del PIB regional, Madrid se queda en el 3,3% de su PIB, solo por detrás de Andalucía.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los recortes siguen y continúa la propaganda. Los Centros de Atención Primaria no interesan, ahora importan los hospitales. Visten más. Si quedaran saturados, hay un nuevo hospital en marcha y dos naves preparadas en Ifema. A la Atención Primaria (AP) se destina el 0,4% del PIB regional.

Hay centros cerrados, otros atienden por las mañanas con el mínimo de profesionales, las citas tardan más, se cierran camas en vacaciones. Esto sucede cuando hacen falta más profesionales, que no encuentran por ofrecer condiciones pésimas. El sueldo MIR ronda el salario mínimo, contratan cinco días para ahorrarse el fin de semana, y por días sueltos; obligan a cambiar de centro por necesidades del servicio, pagan las guardias a 8,22 euros a los MIR, mientras que a un médico les salen a 28,9. Son 24 horas de guardia, sin descanso posterior.

La AP ejerce un primer control básico en las personas contagiadas o con sospecha de estarlo. Después de comunicar su infección, hay quien consigue la cita cinco días después, cuando el contagio ha podido producir su efecto.

No previenen rebotes. Faltan rastreadores. Se pasó de la fase uno a la dos con falsedades: desplegarían contratos, reorganizarían los recursos sanitarios. Habría 826 profesionales de Atención Primaria y 360 rastreadores. Actualmente solo hay 182. La media española es de uno por cada 2.000 habitantes. Madrid tiene uno por cada 47.000 y los estándares internacionales piden uno por cada 5.500 habitantes.

Salimos precipitadamente de la fase 2, sin capacidad de identificar casos (PCR) y contactos (rastreo). Agosto puede ser un mes peligroso. Se multiplican los contagios entre adolescentes. Solo importa la economía: recortar para ahorrar. Se cierne el desastre.

Participaciones de loslectores

Másdebates