30 may 2020

Ir a contenido

La práctica de onfaloscopia en la política española

Alejandro de Gregorio-Rocasolano

Alejandro de Gregorio-Rocasolano

Vista general del hemiciclo del Congreso, durante la sesión constitutiva de la Cámara, el pasado 21 de mayo.

Vista general del hemiciclo del Congreso, durante la sesión constitutiva de la Cámara, el pasado 21 de mayo. / EFE / JAVIER LIZÓN

El término onfaloscopia, referido al ombligo y su observación, tiene diferentes acepciones y referencias. Una acepción es como sistema de respiración o el canto que realizan los monjes hesicastas de Grecia dedicados a la contemplación para la búsqueda del espíritu y la felicidad. También se utiliza para referirse a la devoción de la piedra en forma de huevo que se supone que hizo depositar Zeus por dos águilas en el oráculo de Delfos, que se conservaba en el templo dedicado a Apolo, simbolizando el centro del mundo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Otra es sinónimo de onfalocéntrico, vanidoso hasta la saciedad. Y otra es esa política que ejercen muchos partidos interesados única y específicamente en mirar las encuestas, los resultados de las diferentes falacias, las noticias manipuladas para poder tener más poder y, mientras, lavarse las manos. Es también un vicio típico de ciertos sectores de los nacionalismos que cementan su justificación en una especie de rito acompañado de un aura divina que considera a los arropados por ella como seres elegidos, superiores o mejores, o sea, de ese tipo de gente que los que le rodean los considera ciudadanos mejores respecto al resto, los que cuando ven algún alienígena de su territorio lo clasifican como asimilados, extranjero, forastero o emigrante.

Esta pequeña introducción viene a cuento por el constante ejercicio de yoga que hacen nuestros políticos, agachándose y mirándose el ombligo cantándole futuras glorias para de esta manera no poder apreciar las realidades que les rodean.

Por favor, dejen de mirarse sus ombligos, observen las necesidades reales de los ciudadanos al margen de sus ideologías. La inoperancia es el prefacio del desastre, especular con votos y encuestas provoca quimeras que acostumbran a desembocar en reacciones lejanas de la realidad de las que te arrepientes cuando los valores cambian y el que era tu aliado ahora es tu enemigo y viceversa.

Participaciones de loslectores

Másdebates