02 abr 2020

Ir a contenido

"La política española se va degradando cada vez más"

Enrique Alonso Campos

Santiago Abascal, durante su intervención en el Congreso el pasado día 4.

Santiago Abascal, durante su intervención en el Congreso el pasado día 4. / DAVID CASTRO

La política en España se va degradando cada vez más y con ella su clase política que, sin ningún reparo, muestra su más deleznable cara. ¿Por qué utilizo la palabra deleznable? A las hemerotecas me remito. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hemos visto peleas a puñetazos en los pasillos del Congreso, hemos visto cómo nuestros políticos mentían y mienten con todo el descaro, hemos visto cómo estando en una posición se dice una cosa y luego la contraria.

Hemos visto la corrupción generalizada en las instituciones y la impunidad con la que se perpetraban los hechos corruptos. 

La ciudadanía quiere una política honesta, madura, tranquila, y exige a sus políticos que sean honestos, maduros y tranquilos. ¿Pero cómo se puede ser honesto, maduro y tranquilo si al objetivo de los políticos no le van bien estas tres virtudes?

¿Y con que sustituyen estas tres virtudes? Pues con la codicia. Y satisfacerla es el objetivo de muchos políticos, de ahí su degradación y la de la política en general.

Las leyes no ayudan a la regeneración, ya que emergen del Congreso de los Diputados, y no son muy dados a cerrarse el camino de salida de sus deshonestidades.

En estos momentos es cuando sale a la palestra la extrema derecha, con la bandera anticorrupción y sus promesas de arreglarlo todo. Claro que no explican que su forma de arreglo lleva más brutalidad que otra cosa.

Para la extrema derecha todos los que no son de su partido son enemigos a destruir, ya conocemos la trayectoria de este tipo de partidos.

Veo los debates políticos que muestran una rabia y una crueldad terribles y me pregunto: ¿Realmente el interés de la nación necesita de esa violencia -de momento- verbal?

Cuando echamos en cara al contrario alguna anomalía política aplicamos el "piensa mal y acertarás" descuidando el "quien mal piensa, mal hace".

Participaciones de loslectores

Másdebates