22 feb 2020

Ir a contenido

La mala organización del concierto de Ed Sheeran

Gisela Nicolás Sánchez

Gisela Nicolás Sánchez

Cerdanyola del Vallès

Ed Sheeran, este viernes en el Estadi Olímpic de Barcelona

Ed Sheeran, este viernes en el Estadi Olímpic de Barcelona / FRANK VINCENT

El viernes 7 de junio acudí al concierto más esperado del año en Barcelona. Nueve meses habían pasado desde que compré mis entradas: el mismo tiempo que tuvieron los organizadores y el recinto para prepararlo, como mínimo. Ed Sheeran aparte, os cuento cuál fue mi experiencia.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Me desplacé en coche desde el trabajo y tomé la que se indicaba como la ruta más rápida al recinto. Una vez subiendo por Montjuïc me di cuenta de que el camino a la zona de aparcamiento era una ratonera. Al intentar subir hasta arriba, me encontré con un coche de la Policía que nos hacía dar la vuelta en otra dirección. Si hubiese habido un cartelito a mitad de camino, hubiera ahorrado algunos minutos, pero no. Me mandaron al Sot del Migdia, pero no, allí otra pareja de policías te mandaban seguir subiendo -si es que preguntabas, claro, si no, nada-. Adivina.

Una vez aparcada, esperé a mis amigas en el acceso que queda debajo del pirulí de Telefónica. Durante un buen rato en esa puerta, pude ver cuánta gente andaba perdida buscando el acceso correcto. Porque, en ese sentido, también los carteles brillaban por su ausencia.

Luego, para encontrarme con mis amigas, tuve que cruzar el recinto entero, darles sus entradas y volver hacia atrás para mostrar el DNI, porque justamente en esa puerta no tenían lectores de código. Lamentable.

Pero eso no es todo. Una vez ya situadas en la pista, quisimos aprovechar para ir al baño. Solo había dos baños en esa zona, habilitada para no sé cuántos miles de personas. La cola llegaba al centro de la pista en forma de espiral. ¡Nos disponíamos a bailar la conga para entrar al servicio! Me pregunto qué costaba poner unas catenarias a un lado del acceso al baño (imitando las colas de seguridad de los aeropuertos) y dos carteles de "entrada" y "salida". Bueno, ya sé lo que cuesta, cuatro duros, en comparación con lo que se habrá cobrado por celebrar allí el evento.

Participaciones de loslectores

Másdebates