25 may 2020

Ir a contenido

La lista de morosos: No están todos los que son

Mario Martín

Mario Martín

Como es habitual cada 22 diciembre, algunos afortunados se  vieron sorprendidos por la aparición de unos números que cambiaron su  rutina diaria, mientras la mayoría nos dedicamos a buscar, con  esmero y perseverancia, si alguna de las participaciones o décimos que llevábamos en la cartera, aparecía premiado en la lista de la Lotería  Nacional, al menos con la pedrea.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero ese mismo día apareció otro número que nos enfrentó a todos los  españoles a la radiografía de lo que ha sido nuestro país en los  últimos años: una verdadera burbuja de corrupción, anidada de falsos  'conseguidores', sobres en B y pagos en negro. El ministerio de  Hacienda publicó la lista de morosos fiscales, con una deuda superior al  millón de euros, y son 4.855, entre personas físicas y privadas,  quienes nos adeudan a todos algo más de 15.600 millones de euros, cifra tan  enorme que supone el 80% de las prestaciones por desempleo que se  pagan en España en la actualidad y es equivalente a diez veces el  presupuesto por dependencia. Da vértigo pensar cuánto sería la suma si en esa lista se incluyeran también las deudas fiscales  menores al millón de euros. Tanto como para preguntarse perplejo : ¿Cuánto es lo que se recauda frente a lo que no se consigue recaudar?

El detalle de quienes están es una alegoría del 'establishment'  patrio: son tanta gente y tan diversa que se podría llegar a decir  que parece que quien no debe a Hacienda no es nadie en España.

Aún así, todos los que son están, pero no están todos los que son  si de morosos fiscales y defraudadores hablamos. Ya quedó consignado  que estos 4.855 son morosos fiscales con más de millón de euros de  deuda, quedando en el desconocimiento los morosos con deuda menor a  999.999 euros. Pero recordemos que el anuncio de la publicación de esta lista de morosos fue realizado por el ministro Montoro en enero  del 2015, de manera que es fácil intuir que no será baladí el número de  personajes públicos que habrán regularizado su deuda con Hacienda a lo  largo de todos estos meses. Y además, en esa lista no están los defraudadores de facto, aunque su apellido empiece con 'b' como  Bárcenas, con 'p' como Pujol o con 'r' como Rato. Sirvan esos nombres,  únicamente, como simple ejemplo.

Pero además de los morosos y defraudadores, quienes quedan  retratados en esa lista son los responsables del ministerio de  Hacienda y de la Agencia Tributaria, que han permitido que se alcancen  esas cifras vergonzosas, en personas y en euros. En España los  defraudadores fiscales no acaban en el cárcel y en eso deberíamos  aplicarnos las mejores prácticas de países, como EEUU, con su  cultura calvinista, donde la combinación de una activa inspección fiscal y una Justicia no dilatoria con esos procesos, se ha demostrado  como la mejor herramienta contra morosos fiscales y defraudadores,  recordando que toda mala praxis debe tener su castigo, como adecuada  motivación, prisión incluida. Recordemos que todo el mundo sabía que  Al Capone era un delincuente, pero solo llegó a ser condenado por  delito fiscal, claro que eso fue en EEUU, y en España, de momento,  nos tenemos que contentar con poder repasar el inventario de la nula  solidaridad, de quienes componen la lista de la vergüenza.

Participaciones de loslectores

Másdebates