25 sep 2020

Ir a contenido

La educación necesita de compromisos ya

Ximo Estal

Un profesor imparte una clase, en un instituto de Corenellà de Llobregat.

Un profesor imparte una clase, en un instituto de Corenellà de Llobregat. / JOSEP GARCIA

Entretodos

¿Estás contento con la escuela de tus hijos?

Envía tu opinión sobre el estado de la educación

En estos momentos y tras dos elecciones, y cuando se está negociando un nuevo gobierno y se ven indicios de un continuismo en las políticas educativas es necesario ya, que los partidos políticos cumplan su compromiso con la ciudadanía, puesto que no hay excusa posible para justificar otros cuatro años más de un gobierno como el que hemos vivido estos años.

Los últimos cuatros años y medio han sido demoledores para la educación, en especial para la escuela pública, y para muchos de los derechos sociales que habíamos conquistado en las últimas décadas. La política educativa y social en general que el Gobierno aún en funciones ha impuesto a la ciudadanía, incluso ante el rechazo expreso de la misma como ha ocurrido en materia educativa, ha atacado frontalmente dichos derechos, intentando con ello acabar con un más que frágil Estado del Bienestar que nuestro país tenía aún muy lejos de los estándares de los países europeos más avanzados.

Visto lo visto, me gustaría recordar que varios partidos políticos se presentaron a las pasadas elecciones trasladando un claro mensaje para que sus opciones fueran votadas: que se debía cambiar de Gobierno para formar otro que modificara las políticas y que estas pensaran en los ciudadanos y les devolvieran sus derechos arrebatados.

En educación, el compromiso de derogación de la LOMCE, de reversión de los recortes, de recuperación de un sistema de becas orientado a la igualdad de oportunidades y no a la segregación por la situación económica, de cambio de modelo educativo, de recuperación de las plantillas públicas, de eliminación de las contrarreformas también en el ámbito universitario y en definitiva, de freno a la privatización del sistema educativo, son cuestiones que no pueden esperar más si queremos realmente que el Estado español pueda ponerse de verdad en algún momento en una senda adecuada de recuperación de la actividad social y económica.

Por ello, la sociedad o comunidad y no solo la educativa debe llamar a los partidos políticos que se presentaron bajo estas premisas, quienes ahora tienen la posibilidad de inclinar la balanza o bien hacia un gobierno progresista o bien hacia cuatro años más de pesadilla, a cumplir con sus compromisos y a ponerse de acuerdo en la mejor manera de cambiar el Gobierno actual por otro que satisfaga las necesidades de nuestra sociedad.

Yo, igual que muchos, soy consciente de la dificultad de buscar el entendimiento entre fuerzas políticas con posicionamientos diversos, pero esa labor de consenso y acuerdo es la base de la democracia. No hay excusa posible para justificar, ni por activa ni por pasiva, un nuevo gobierno como el que hemos vivido estos años.

Es muy sencillo, o se practica la democracia o se claudica ante la injusticia. Y si esto último ocurre, pienso que la comunidad educativa que hemos estado en la lucha contra esas políticas destructoras de una educación de igualdad y, dentro de esa comunidad, todas las organizaciones que hemos participado en la defensa la Escuela Pública, tomaremos buena nota de ello.

Participaciones de loslectores

Másdebates