La constitución de Goirigolzarri en abogado defensor de Rato

Rato, a su llegada a la Audiencia Nacional, donde ha declarado por el ’caso Bankia’.

Rato, a su llegada a la Audiencia Nacional, donde ha declarado por el ’caso Bankia’. / DAVID CASTRO

Mario Martín

Mario Martín

El 9 de mayo de 2012, José Ignacio Goirigolzarri sustituyó a Rodrigo Rato como presidente de Bankia tras presentar éste su renuncia al cargo dos días antes. No obstante, en sus manifestaciones ante el Tribunal que juzga la salida de Bankia a Bolsa, afirmó que él no dimitió sino que fue el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien le cesó; lo que habla de la dolorosa politización de las cajas de ahorros que acabó con una entidad tricentenaria como Caja Madrid.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Dieciocho días después de su llegada a Bankia, Goirigolzarri reformuló las cuentas del año 2011 modificando los 309 MM € de beneficio publicado por su antecesor, a unas perdidas de 2.979 MM €, solicitando, además, una ayuda pública de 19.000 MM €. Esa cantidad, unida a los 4.465 MM € inyectados anteriormente por el Estado, situaban el coste de la intervención en más de 23.400 MM €.

Las diferencias de opinión sobre la intervención, el excesivo, o adecuado, importe de las ayudas públicas, y la gestión antes y después, han tenido diferentes matices; desde la distancia puesta por Goirigolzarri sobre la 'herencia recibida' y las decisiones tomadas por el 'equipo anterior' a la irónica frase de Rato respecto al importe del rescate, calificando "la suerte que supone que pidas 19.000 MM € y te los den".

Pero la apertura del juicio sobre la OPS de Bankia, con un Rato recuperado en su perfil más soberbio y altivo, en el banquillo de los acusados, ha sido el momento elegido por Goirigolzarri para, desde la actual Bankia (con mayoría pública en su capital) emitir todo un alegato a favor de Rato. A través de un informe pericial, se llega a manifestar que quién llegó a ser personaje económico de referencia, ahora preso en la cárcel de Soto del Real por sus propios errores, no cometió ninguna irregularidad. Sencillamente sorprendente.

Hay varias preguntas para realizar al señor Goirigolzarri y al equipo actual del banco nacionalizado. La primera es, entonces, si no se cometió ningún error, ¿por qué tuvo que ser rescatada Bankia? Segundo; si todo lo que hizo Rato en su mandato en Bankia fue lo adecuado, ¿cual fue la razón que justificó su sustitución por el propio Goirigolzarri? Pero quizás la razón última de investirse Goirigolzarri en abogado defensor de Rato, esté en el interés de 'demasiados' por pasar página y evitar una sentencia condenatoria con sus consecuencias empezando por la firma auditora Deloitte, el propio Banco de España, la CNMV, los gobiernos de PP y PSOE o el aparato financiero que, de forma más o menos explícita, apoyaron la operación con la notable salvedad del BBVA, presidido entonces por Francisco Gonzalez.

Pero en una sociedad democrática avanzada como la que queremos ser y deberíamos ser, no todo es dinero, y tanto la falsedad, como la estafa, son delitos que no deberían quedar impunes. No solo se trata de Rato, ni tampoco de Goirigolzarri, se trata de España como valor seguro, serio y atractivo de cara a los mercados internacionales. Depurar responsabilidades es esencial.

Participaciones de loslectores

Másdebates