02 jun 2020

Ir a contenido

La casa común europea: necesitamos dar una respuesta contundente a los vientos que soplan

María Olga Santisteban Otegui

Le Pen, Okamura y Wilders se hacen una foto en Praga.

Le Pen, Okamura y Wilders se hacen una foto en Praga. / REUTERS / DAVID W. CERNY

En muy pocos días, los que nos consideramos europeas y europeos estamos llamados de nuevo a las urnas, para elegir a nuestras y nuestros representantes en el nuevo parlamento europeo. A lo largo de nuestra historia común, lo que hoy llamamos Union Europea ha pasado no pocas vicisitudes desde aquel ya lejano mercado común que impulsaron sin duda un puñado de soñadores o los que bien creyeron en una Europa unida y solidaria

Hemos ido creciendo en instituciones y organismos con todos sus defectos y virtudes, han intentado al menos una Europa más solidaria y sin duda todavía con un largo camino aun por recorrer. Soplan nuevos vientos en esta casa común y no por cierto muy favorables, si hablamos de proyectos progresistas que miren por todos nuestros intereses y el bienestar común. 

Una ola de intolerancia euroescéptica en forma de formaciones políticas de ámbito de la extrema derecha pretenden desde el mismo corazón de la UE acabar precisamente con ella, arguyendo toda una serie de ideas y argumentos xenófobos contra las políticas comunes que son competencia del parlamento europeo, políticas migratorias o recortes en derechos contra las minorías; en definitiva, todo que huela a progreso y avances sociales. Son muchos y potencialmente poderosos, como los colegas de los Salvinis, Le Pen y otros tantos como los de Vox. Nos hacen pensar sin dudarlo que debemos darles una respuesta contundente si queremos de verdad una casa común europea.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates