22 feb 2020

Ir a contenido

La bondad entraña riesgos

Alejandro Prieto

Gijón

Desierto de Arizona, en los Estados Unidos.

Desierto de Arizona, en los Estados Unidos. / Getty Images North America

En la época que los niños pasábamos la mayor parte del tiempo libre explorando el entorno y jugando en la calle, en el caso de apretar la sed estando a cierta distancia de casa y sin la presencia de una fuente en los alrededores, no había problema en acudir al bar más cercano y pedir (obviamente guardando las formas y sin abusar ni marear al personal) un vaso de agua del grifo. La respuesta normal era la generosidad, sin malas palabras, sin miradas de desprecio, sin invitaciones a abandonar el local sintiendo el empuje de la hostilidad por la espalda.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero el ejercicio de la bondad no está exento de riesgos, como dejar garrafas de agua en el desierto con el propósito de evitar la muerte por deshidratación de personas que cruzan la frontera de manera irregular, que puede ser motivo para acabar sentado en el banquillo de los acusados porque, según parece, altera el estado natural y primitivo de los desiertos de Arizona. ¿Cuál sería el veredicto del robot más sofisticado?

Participaciones de loslectores

Másdebates