Ir a contenido

Aprender a apagar el móvil

José Melero Pérez

José Melero Pérez

Cervelló

Una joven mira el móvil junto al paso de peatones de Sant Cugat con semáforo en el suelo.

Una joven mira el móvil junto al paso de peatones de Sant Cugat con semáforo en el suelo. / ROBERT RAMOS

El uso casi constante del móvil en cualquier espacio como una necesidad irrenunciable, se convierte en una adicción peligrosa. Si hay algún espacio donde el uso desmedido del móvil se hace detestable es en los encuentros entre familiares y entre amigos. ¿Por qué? Porque la persona que utiliza el móvil para enviar y recibir mensajes, estando acompañada, está dando la espalda a las personas que tiene delante, y transmite el mensaje de que le interesa más la relación a través del móvil con personas lejanas que la relación con los que tiene a su alrededor. Las personas adictas al móvil deberían apagarlo en estas situaciones y disfrutar del momento real, conversando con las personas que le rodean. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Del mismo modo que se apaga el móvil al entrar en una sala de cine, ¿por qué no hacerlo cuando se está entre amigos y familiares? Si se hace en el cine es para estar pendiente de la película y no molestar a los espectadores. Lo mismo cabe esperar si se está acompañado por varias personas unidas por lazos de amistad o de familia.

Participaciones de loslectores

Másdebates