Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Los jarrones chinos, desinteresados del bien común, se actualizan"

El secretario general del PSOE y jefe del Ejecutivo, abraza primero al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero antes de hacerlo con Felipe González, este 16 de octubre de 2021 en la inauguración oficial del 40º Congreso Federal del partido, en la Fira de València. En vídeo, González arropa a Sánchez. / FOTO: EUROPA PRESS / VÍDEO: EFE

Todos los gobiernos de la democracia española, los de Felipe González también, en aras de la concurrencia económica globalizada han privatizado empresas y servicios públicos, para reducir el gasto de las Administraciones, permitiendo oportunidades de negocio donde antes se reconocían derechos sociales, como la sanidad universal, la educación igualitaria, el sistema público de pensiones, las comunicaciones accesibles, la seguridad, etcétera. Ahora esos derechos hay que pagarlos, y esto aumenta la tensión competitiva de los trabajadores y la productividad de sus empleos, como se pretendía demostrar.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Algunos ciudadanos, evidentemente no la mayoría, aquellos que hemos ido perdiendo elección tras elección, exigimos la pervivencia de un sistema de reparto de riqueza organizado políticamente, que cubra determinadas necesidades colectivas para aquellos que no podamos adquirirlas a precio de mercado. Pedimos esta acción política por la cohesión y la justicia social, en cada oportunidad, votando a los partidos políticos más progresistas. Además, muchos nos hemos organizado alrededor de esos mismos partidos políticos o de los sindicatos de clase, que representan una alternativa consolidada para luchar día a día por una sociedad más justa.

Y luego está González, que va por libre y, desde su 'paniaguada' posición económica personal y de gestor desinteresado del bien común, reclama sus méritos de gobierno y el derecho a discrepar, dentro de un partido político que se predica socialdemócrata y se aprueba a sí mismo con el 95% de los votos emitidos. ¿Quién lo entiende?

Participaciones de loslectores

Másdebates