Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

Indultos: "Desde el odio no se pueden tomar decisiones que nos beneficien a todos"

El pleno del Congreso de los Diputados durante este martes

El pleno del Congreso de los Diputados durante este martes / J. Hellín / Europa Press

Abro el periódico, escucho diferentes emisoras de radio y el tema de los indultos parece ser lo único que preocupa a los políticos. Hablo poco o casi nada de política en un país donde al diálogo inteligente se le tiene secuestrado, donde no se aprende nada escuchando a una clase política, medios de comunicación e incluso la calle, cuyas soluciones son la crítica constante al trabajo de unos o de otros. Se intenta constantemente esquivar la razón y el buen hacer que deberían gobernar un país que quiere ser inteligente. El blanco y el negro no son colores de ninguna verdad, el gris es el color de las soluciones, el amigo eterno que se usa poco o nada.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Soy catalán y no entiendo que el odio por una parte de los ciudadanos venga provocado por el hacer y decir de los políticos. Mi abuelo, como muchos otros, luchó por una paz que estaba secuestrada por una dictadura. Una paz que no excluía a nadie por ser de donde fuera ni hablar el idioma que hablara. Solo entiendo esa paz como principal argumento para que todos vivamos más tranquilos. Y podamos ver soluciones donde ahora solo vemos conflictos. En política no debería haber ni ganadores ni perdedores, los políticos deberían ser juzgados por su capacidad de dialogar para que los proyectos fueran comunes y beneficiaran a los ciudadanos. Y dejo aquí esta pregunta: ¿ustedes creen que se dialoga en España? Creo, y es mi humilde opinión, que existe demasiado odio entre unos y otros, y desde el odio estoy convencido de que no se pueden tomar decisiones que nos beneficien a todos.

Es un buen momento, después de la pandemia que estamos pasando, para hacerse una profunda reflexión sobre el dolor que provocan las malas decisiones. Y empezar a querernos un poco más todos. Y aunque para muchos puedan parecer una cursilada mis palabras, recordarles que quererse es más beneficioso que odiarse. El odio solo trae lágrimas y este país a lo largo de su historia ya ha llorado demasiado.

Participaciones de loslectores

Másdebates