Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Como hombre, yo no me tengo que avergonzar de nada"

"Como hombre, yo no me tengo que avergonzar de nada"
Jaime Rodríguez Soto

Quiero contestar a la carta del señor Joan Soldevila "Nuestra sociedad, machista y violenta, está enferma". Señor, yo, como hombre, ni me tengo que avergonzar ni sentirme responsable de los casos de violencia machista. Y de que,según datos que aporta usted del Hospital Clínic, los casos de violaciones han crecido en la ciudad de Barcelona exponencialmente. Y eso que tenemos a Ada Colau en el ayuntamiento de la ciudad, a ERC en el Govern y a los presuntamente progresistas Unidas Podemos y el PSOE de Sánchez en el Gobierno central. Con un Ministerio de Igualdad incluido.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¡Qué no se estaría diciendo si esto pasara con un gobierno de PP-Vox! Señor Soldevila, le digo que yo no me siento responsable ni avergonzado, pues en mi infancia recibí una educación machista (tanto por parte de mi padre como de mi madre). Fue por mi cuenta, leyendo y culturizándome, que abrí los ojos y fui consciente de la igualdad entre hombres y mujeres, y de mi propio machismo. Pero lo mío fue autodidacta y personal. También influyó lo suyo mi propia empatía humana, que es la que no sienten los violadores. El Mal, con mayúsculas, existe, señor Soldevila. Usted dice de tomar medidas. ¿Y qué medidas propone? Porque aquí lo que se ha dicho siempre es que estamos en un Estado de derecho y que la prisión no está para castigar si no para reeducar y rehabilitar al delincuente en la sociedad. O esto es lo que ha promulgado siempre la izquierda. Ahora no oigo más que llamadas a medidas más duras y castigos más severos. ¿En qué quedamos? Porque para hacer leyes como la que ha hecho la ministra Irene Montero, la del "solo sí es sí", que lo único que ha hecho es enfrentar y se ha visto que tiene fallas, mejor no hacer nada.

Hay que educar en valores cívicos, qué duda cabe, pero a ningún hombre mínimamente decente se le ocurre agredir y mucho menos violar a una mujer. Es un tema complejo que requiere soluciones complejas, y no exabruptos de utilidad política y de enfrentamiento.

Participaciones de loslectores

Másdebates