"Hipotecados con un partido extremista como la CUP"

Los diputados de la CUP en la sala de prensa del Parlament.

Los diputados de la CUP en la sala de prensa del Parlament. / Efe / Quique Garcia

Rosalia Olaya Blanco

"Apreteu", "desobeir", "confrontació"... reveladoras palabras que un día pronunció el entonces 'president' Quim Torra, quien no representó a la gran mayoría de los catalanes. Ahora, su 'bestia', la que él tanto alentó, se está merendando nada más y nada menos que a la autoridad del Govern de Catalunya: Mossos d'Esquadra y la Conselleria d'Interior. Así, entre negociaciones y cordones sanitarios, nos encontramos a un partido que, a pesar de no haber ganado las elecciones, puede llegar al Govern gracias al beneplácito de aquellos que alientan, aún más si cabe, las revueltas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Nos están hipotecando con un partido extremista, la CUP, con su militancia en la calle, semejante a la 'kale borroka'. Volvemos a más de lo mismo, un partido que quiere negociar en Madrid pero luego no es capaz de poner 'seny' y tranquilidad en el Govern de Catalunya. ¡Basta ya! ¿Hasta dónde quieren llegar? ¿Qué buscan? ¿La sublevación de los Mossos d'Esquadra? Ya que de continuar así, sin apoyo del Govern, es lo que se puede esperar. ¿Otro 155? Al no poder establecer seguridad en las calles, el Gobierno central puede asumir responsabilidades.

¿Es una causa-efecto o más bien una causa-excusa? Con la encarcelación de Hasél todavía caliente, el extremismo catalán tiene la excusa perfecta para presionar al futuro Govern, sin importarles ni el fin ni el porqué. De la misma forma que se presionó a otro 'president', Carles Puigdemont, cuando dudaba entre proclamar la cómica República o llegar a un pacto con el Gobierno. Hemos tenido una oportunidad de oro, pero los catalanes o somos muy toscos o nos encanta flagelarnos.

Participaciones de loslectores

Másdebates