El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Hijos que maltratan a sus padres: la actualización del Código Civil de Catalunya

J.J. GUILLEN / EFE

Ester Capella.

Isabel Muñoz CalatayudCeuta

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 16 de mayo del 2019 - 07:00 h

Mucho se habla del maltrato psicológico entre adultos, y también de padres a hijos. Pero es verdad que hay una carencia legislativa en el caso de los hijos que maltratan a sus padres. No es exclusivo de la sociedad catalana, sino de toda Europa, donde los mayores de 65 años son la mayoría de la población. La Conselleria de Justícia i d'Afers Socials parece que desea actualizar el Código Civil de Catalunya, dado que se ha reconocido, según datos de los Mossos d'Esquadra, que las agresiones psicológicas suponen el 44% de todos los maltratos, pero tan solo el 10% de los casos llegan a denunciarse.

El principal cambio que contempla el anteproyecto de ley será que los catalanes que hayan sufrido maltrato psicológico por parte de sus hijos podrán dejarlos sin herencia, incluida la legítima. La Consellera de Justícia, Ester Capella, dijo que esta medida busca "acabar con la impunidad" de los abusadores. "Los hijos e hijas que maltraten psicológicamente a los padres deben saber que perderán el derecho a la legítima. No tocarán ni un euro. No podemos banalizar ningún maltrato ni podemos dejar a las personas mayores en la estacada", sentenciaba Capella.

Se pretende poner fin a la "ambigüedad" de la legislación actual, que contempla como único motivo para desheredar el "maltrato grave", algo que a menudo "induce a una interpretación equivocada" que no tiene en cuenta los maltratos psicológicos. "Los insultos, las humillaciones, los gritos, los chantajes y el aislamiento son inadmisibles y no se pueden banalizar", alertó Capella. La mayoría de los malos tratos se dan en el contexto familiar y están asociados a la necesidad de asistir dichos mayores.

Participaciones de los lectores

Para desayunar, basura: el menú que nos ofrece el ayuntamiento de Barcelona

Jordi Gabin Ramírez Rubí

Damos gracias al ayuntamiento de Barcelona, y en especial a la alcaldesa Ada Colau, por ponernos los contene... Seguir leyendo

26-M: dejar de lado el voto del miedo e interesado para votar democracia y libertad

Ximo Estal Port de Sagunt

Tras los que podríamos determinar como primera vuelta, el pasado 28 de abril, y esperando la segunda vuelta electoral, próximo 26 de mayo, todo... Seguir leyendo

La naranja mecánica de Huelva y Córdoba: hacer estudios con reclusos españoles

Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares

El estudio se realizó entre 2016 y 2017: consistió en suministrar una leve corriente de 1,5 miliamperios en la frente de 41 r... Seguir leyendo

Damas y caballeros, con todos ustedes, el 'Circo Supremo', el espectáculo interminable

Dolors Paniagua Cordero Sant Boi de Llobregat

Parece impensable que en una democracia europea consolidada se pudiera celebrar un juicio semejante al que está... Seguir leyendo

¿Cómo puede ser tan difícil cambiarme a la universidad que quiero?

Raquel Sendin Novoa Hospitalet de llobregat

Hoy escribo básicamente para quejarme. Actualmente, estoy cursando primero de carrera en una universidad, pero me gustaría cambiar... Seguir leyendo

Harto de estar harto: el mercado laboral, precario y delictivo

Pedro Montalban Badalona

Como bien dice la canción Vagabundear de Joan Manuel Serrat, uno empieza ya a estar un poco harto. Me refiero a que desgraci... Seguir leyendo

Coeducación: la asignatura pendiente para acabar con los estereotipos de género

Laura Tevar Yecla, Murcia

¿Alguna vez te has encontrado a ti misma negándole algo a tu hijo por el simple hecho de que sea rosa? O le has dicho a tu hija "¡ese juego es de niños!". Aunque par... Seguir leyendo

¿Qué precio tiene ser instagramer? ¿Y tomarlos como referencia?

Marc Benet Colomer Sabadell

Acabo de ver el viral vídeo de una joven en China que es atacada por un pulpo mientras intenta com... Seguir leyendo

Carta abierta a Scalextric: no nos dejen tirados

Ricard Gimeno Barcelona