Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Gracias, señorita Fina, mi maestra de preescolar"

"Gracias, señorita Fina, mi maestra de preescolar"
Frank Pebrett

Ahora que han pasado 30 años y ya sé escribir, escribo esta carta en EL PERIÓDICO para dar las gracias a la que fue mi maestra de P-3 en el parvulario Betsaida de Barcelona, 'mi señorita' Fina.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Recuerdo como si fuera ayer su afecto, su comprensión, su don para acompañarme en mis miedos y su capacidad para hacerme sonreír. Consiguió que mis inicios en la etapa educativa, lejos de ser traumáticos, fueran realmente inolvidables.

Yo sentía verdadera admiración por mi señorita Fina. Y tanto fue así, que, aunque yo tan solo tenía cuatro años y ella quizá rondaba los 50, al enterarme de su viudez, llegué a confesarle a mi madre que estaba dispuesto a casarme con ella para que no estuviera triste. ¡Qué inocencia la mía! Pues no hizo falta enlace para estar unido a ella para siempre en un bonito recuerdo que aún vive tres décadas después.

A lo largo de todos estos años, en mi casa siempre se ha recordado con cariño a la señorita Fina, y aún sonreímos cuando hojeamos un álbum de fotos donde ella aparece disfrazada de arcoíris y yo de Papá Noel.

Hace un tiempo, sin esperarlo, recibí un mensaje privado en Facebook que decía: “Hola, Frank, soy la señorita Fina, aún te recuerdo”. ¡No me lo podía creer! Treinta años después, ¡era mi señorita Fina! Y sé que si siento esta emoción después de tanto tiempo es porque fue alguien muy importante en aquel momento de mi vida.

En el Día de los Maestros, quiero que este agradecimiento sea un homenaje a mi señorita Fina y a todos los maestros y maestras de vocación que dejan huella en "esos locos bajitos a los que por su bien hay que domesticar".

Participaciones de loslectores

Másdebates