Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Gracias, Ronald, leyenda azul y grana, futbolista total, pedazo de un escudo centenario"

Koeman celebra el gol del triunfo, seguido de Laudrup y Stoichkov.

Koeman celebra el gol del triunfo, seguido de Laudrup y Stoichkov. / JOAN CORTADELLAS

Duele verlo. Duele de verdad. Duele ver aprisionado, agarrado al volante de su coche, sin poder reaccionar, al hombre que el 20 de mayo de 1992 nos hizo tan felices. Duele ver esas manos y esas piernas, ese pelo anaranjado, la piel rosácea del gran Ronald, humillado en los bajos del Camp Nou, pateado en el culo de su propio coche..., ¡quién lo iba a decir! Los tiempos modernos son hijos de la violencia más primitiva, del enfrentamiento y de la prisa, del vacío, de la nada.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Gracias, Ronald. Gracias un millón de veces por aquella tremenda patada en Wembley, por aquel minuto 111, por aquella noche inolvidable de alambiques y cohibas, de abrazos, de risas, de llantos. El balón fue un reactor inalcanzable, un rayo que te parte, un golpazo con el puño en la mesa de la UEFA.

Gracias, Ronald, por cambiar la historia del FC Barcelona, por subirnos aquel día a lo alto del cajón, por allanar el camino y destrozar con tu golpeo complejos de segundón. Los grandes futbolistas cambian la historia pateando balones. Los miserables (vosotros) os ensuciáis aún más pateando coches.

Suerte, Ronald. Te acaban de cesar después de una fea temporada que no arranca. Despido obligado y... ¿coherente? Ley del fútbol.

20 de mayo de 1992. No lo olvidaré nunca. Ellos ni siquiera saben de lo que hablo.

Gracias, Ronald. Leyenda azul y grana, futbolista total, pedazo de un escudo centenario. Holandés.

Participaciones de loslectores

Másdebates