27 may 2020

Ir a contenido

Gracias a los que se juegan su vida para salvar la nuestra

Carla Arias Rufete

Médicos y enfermeras reciben el aplauso de la gente frente al Hospital Clínic.

Médicos y enfermeras reciben el aplauso de la gente frente al Hospital Clínic. / GIAN MARCO BENEDETTO / CONTACTO

Nunca quise estudiar Medicina porque no me gustan los hospitales, y tampoco enfermería porque me dan miedo las agujas. Siempre he pensado que dedicarte a cuidar y sanar a los demás, incluso poniendo tu vida en peligro, es algo que te tiene que nacer del corazón. Hoy más que nunca pienso en ellos, todas esas personas que se levantan por la mañana, dejando de lado absolutamente toda su vida, para salvar las nuestras. Que están trabajando en condiciones laborales precarias, y que aún así no les tiembla el pulso para protegerse con EPI en mal estado, incluso con bolsas de basura y hasta con máscaras de buceo. Que no tienen tiempo para dormir, para comer, ni para ver a sus familias. Que sienten impotencia, que sienten rabia, que lloran porque no pueden más.

Entretodos

Y yo, desde mi casa, les doy las gracias. A los médicos, a los enfermeros, a los auxiliares. A todas aquellas personas que se juegan cada día su vida, para que la mía esté a salvo. Así que gracias. Y que cuando todo esto pase, no los olvidemos. Y quizá será el momento para que nosotros luchemos por ellos y les devolvamos las condiciones laborales y salariales que merecen y, sobre todo, que se han ganado a pulso.

Participaciones de loslectores

Másdebates