El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

El futuro está en los números; para letras van los vagos

JULIO CARBÓ

Pruebas de acceso a la universidad en un aula de la UPF.

Marina Redondo CordobaMadrid

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Martes, 28 de febrero del 2017 - 12:45 h

Me pregunto a menudo cómo pueden las ramas de Artes y Humanidades seguir estando tan desplazadas y menospreciadas entre los jóvenes e, incluso a veces, por los propios centros educativos. "Si no sirve para nada", "El latín y el griego son lenguas muertas" "Para letras van los vagos", son solo algunos de los testimonios de los estudiantes (que suelen pertenecer a la rama de Ciencias, claro). Y, por si fuera poco, cuando una hace un vídeo en Youtube hablando sobre el tema, por qué piensa que son igualmente importantes y por qué cada una posee un tipo de dificultad, tiene que soportar una ristra de comentarios que se resume en: "pues a ver si tú puedes sacarte el Bachillerato de ciencias' y similares. La respuesta es que probablemente no podría porque no es lo que me gusta ni lo que me apasiona.

Un gran porcentaje de alumnos decide estudiar ciencias porque se les ha dicho que es la rama que da más salidas. De esta forma, muchos de los estudiantes van hundiéndose y metiéndose en un ciclo que parece eterno a lo largo del curso. Se sumergen en asignaturas que ni fu ni fa, que no les provocan el más mínimo interés. Pero, obviamente, el futuro está en los números, así que, ¿por qué no invertir varios años de tu vida en ello aunque no te guste realmente?

La clave está en que el panorama laboral es complicado para unos y para otros. Un tipo de estudio no es superior ni más importante, ni más complejo ni más simple. Son diferentes, y ahí está la belleza. Son opuestos, y si bien no podríamos vivir sin médicos o ingenieros, tampoco lo haríamos sin escritores que nos enseñaran a ver la vida de otro modo, o sin diseñadores que le dieran al mundo un toque nuevo y una perspectiva diferente.

El conocimiento (a secas) es lo que necesita la sociedad. ¿No será mejor que dejemos de compararlos de una vez y aprendamos a educar a las personas de manera que puedan elegir aquello que verdaderamente les apasiona, y no lo que les podrá dar más o menos dinero en un futuro incierto?

Participaciones de los lectores

La deontología funeraria que sucumbe al lucro sin escrúpulos

Manuel Monterde Sánchez Santa Coloma de Gramenet

Leo en la página web del Ayuntamiento de Barcelona que, el pasado miércoles 31 de octubre, la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, L... Seguir leyendo

Preservemos la idiosincrasia de Barcelona, mi ciudad

José Manuel Fernández Arroyo Barcelona

Camino por la ciudad. Recorro sus calles. Es un domingo cualquiera. Mis inquietos pies me conducen a un destino no cierto, improvisado. Paso a paso disfruto de cada ... Seguir leyendo

Persones sense memòria: les fotos com a única realitat

Tura Iglesias i Admetlla Sant Cugat Sesgarrigues

Pedro Sánchez, durar a toda costa

Victoriano Sánchez La Palma de Cervelló

La necessitat de tenir un menú variat

Maria Lluís Sitges

La necesidad de mejorar el transporte público nocturno

Rebeca Soriano Barrufet Barcelona

L'enveja, el pecat capital més generalitzat a España

Joan Boronat Lecha Blanes

El 'crim' de perdre un any

Laia González Solà Barcelona

Villarejo: burocracia pública y corrupción

Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares