Ir a contenido

La política y el fútbol, indisociables

Sergi Vicente Caballero

Girona

Pancartas en el Barça-Real Madrid que se jugó el 6 de mayo del 2018.

Pancartas en el Barça-Real Madrid que se jugó el 6 de mayo del 2018. / JOSEP LAGO (AFP)

El deporte rey en España no va a dejar el trono, por ahora. Parece que en este país el fútbol es utilizado como una cortina de humo, un mecanismo de distracción 'aparta miradas'. En los estadios, muchos hinchas aprovechan la ocasión para descargar su frustración y descontento político cual coliseo romano que justifica comportamientos violentos. Los reos, en este caso, son los árbitros o ese jugador favorito que les decepciona.

¿Acaso la política y el fútbol se han consolidado como conceptos indisociables? ¿Es el fútbol política porque es un acto social? ¿Cualquier movimiento futbolístico tiene trascendencia política? La respuesta es sí, por ahora. Hasta que el clasismo social no deje de meter las narices en los eventos y/o celebraciones deportivas, impregnando de interpretaciones políticas a trozos de tela abanderados, seguiremos sin discernir entre la política y el fútbol y viceversa, lo cual no nos permitirá gozar del arte del dominio del cuero como se merece.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates