El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

El fútbol atraviesa corazones, nos polariza y nos transforma

ICONNA / JOAN CASTRO

Stuani cabecea junto a Íñigo Martínez.

Joan Celma GiménezTerrassa (Barcelona)

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 16 de mayo del 2019 - 08:45 h

Pocos fenómenos afectan tanto a tantas personas como este.

El fútbol, como pocas cosas, da felicidad o la quita de un día a otro. Los más primarios instintos afloran en personas que sabemos sosegadas e inteligentes, transformándolas en Dr. Jekyll y Mr.Hyde. Jugadores, entrenador o presidentes pasan en 90 minutos de héroes a villanos o viceversa.

Este deporte ha evolucionado, pero las raíces son las mismas. Esa observada esfera, la cual impulsada en su giro gravitacional da al palo o entra o no entra y que salva o castiga la temporada, marca la diferencia.

Hoy lo muestra el valor de cientos de millones de euros de las megaestrellas, con goles que valen doble, árbitros indecisos y por fin el VAR, todo inserto en el gran negocio de la UEFA, La Liga, el fútbol de pago, apuestas y anuncios reiterativos y el posresultado con tertulias televisivas estridentes y forofas de parte, con escarnio o elevación del sujeto jugador o entrenador al cielo o al infierno, inundando pantallas y portadas periodísticas. Después toca el gran o maldito lunes, eufórico o depresivo, de ilusión o desesperación... El amor versus el desencanto.

Recuerdo, desde mi juventud, como en la fuente de Canaletes iban los barcelonistas a celebrar las victorias o a romper los carnets, en aquel Barça sufridor donde participaba con una bufanda blaugrana transformado y absorto por el momento de suma felicidad o máxima tristeza.

¿Cómo puede ser el fútbol tan importante?

Hoy me intento aplicar psicológicamente el principio de la relatividad...pero el fútbol no es un simple juego o ley gravitatoria, es un fenómeno social y global que nos afecta.

Fútbol es sentimiento e identidad, y por eso no tiene justa medida.

Participaciones de los lectores

Para desayunar, basura: el menú que nos ofrece el ayuntamiento de Barcelona

Jordi Gabin Ramírez Rubí

Damos gracias al ayuntamiento de Barcelona, y en especial a la alcaldesa Ada Colau, por ponernos los contene... Seguir leyendo

26-M: dejar de lado el voto del miedo e interesado para votar democracia y libertad

Ximo Estal Port de Sagunt

Tras los que podríamos determinar como primera vuelta, el pasado 28 de abril, y esperando la segunda vuelta electoral, próximo 26 de mayo, todo... Seguir leyendo

La naranja mecánica de Huelva y Córdoba: hacer estudios con reclusos españoles

Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares

El estudio se realizó entre 2016 y 2017: consistió en suministrar una leve corriente de 1,5 miliamperios en la frente de 41 r... Seguir leyendo

Damas y caballeros, con todos ustedes, el 'Circo Supremo', el espectáculo interminable

Dolors Paniagua Cordero Sant Boi de Llobregat

Parece impensable que en una democracia europea consolidada se pudiera celebrar un juicio semejante al que está... Seguir leyendo

¿Cómo puede ser tan difícil cambiarme a la universidad que quiero?

Raquel Sendin Novoa Hospitalet de llobregat

Hoy escribo básicamente para quejarme. Actualmente, estoy cursando primero de carrera en una universidad, pero me gustaría cambiar... Seguir leyendo

Harto de estar harto: el mercado laboral, precario y delictivo

Pedro Montalban Badalona

Como bien dice la canción Vagabundear de Joan Manuel Serrat, uno empieza ya a estar un poco harto. Me refiero a que desgraci... Seguir leyendo

Coeducación: la asignatura pendiente para acabar con los estereotipos de género

Laura Tevar Yecla, Murcia

¿Alguna vez te has encontrado a ti misma negándole algo a tu hijo por el simple hecho de que sea rosa? O le has dicho a tu hija "¡ese juego es de niños!". Aunque par... Seguir leyendo

¿Qué precio tiene ser instagramer? ¿Y tomarlos como referencia?

Marc Benet Colomer Sabadell

Acabo de ver el viral vídeo de una joven en China que es atacada por un pulpo mientras intenta com... Seguir leyendo

Carta abierta a Scalextric: no nos dejen tirados

Ricard Gimeno Barcelona