19 feb 2020

Ir a contenido

"Flygskam", vergüenza a volar

Alejandro de Gregorio-Rocasolano

Alejandro de Gregorio-Rocasolano

Barcelona

"Flygskam", vergüenza a volar

¿Está el medio ambiente en peligro? Sí, pero ¿cuáles son las soluciones? Por ejemplo, las tasas de turismo por contaminación son una solución obsoleta. No sirve de nada pagar para permitir contaminar, a corto medio plazo se deberían eliminar viajes turísticos en barcos y aviones de la manera que los tenemos concebidos actualmente. Se tiene que corregir el concepto de viaje de "cuanto más lejos, mejor".

Claro que si pensamos que algunas de las industrias más importantes están en la fabricación de aviones y barcos para el turismo de gran coste y contaminación, todo se pone patas arriba. Se tiene que crear una comisión internacional que regule un sistema de reconversión para que todo este flujo de producción contaminante se dirija a otros sectores no nocivos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Está bien fomentar y conceder beneficios fiscales a las empresas más ecológicas, pero esto no sirve de nada si le ponemos precio a la opción de contaminar. Las empresas que lo hacen no pueden estar en paraísos fiscales con unas ventajas fiscales que gratifican más que una empresa en un estado europeo que sea ecológica. Esta comisión debería regular el espacio aéreo y los kilómetros recorridos en el coste por pasajero y recaudar este dinero directamente de la compañía aérea con el fin de invertir globalmente en el medio ambiente.

El problema real no es cobrar por contaminar, es no contaminar. Cualquier utopía local no tendrá futuro si no se toman soluciones globales en este sentido. Europa debe ser la abanderada de este giro del capitalismo, un capitalismo cuya función no sea generar más plusvalía constantemente al papel moneda, sino generarla de materia prima (agua oxigeno nitrógeno...), para recuperar un planeta habitable para la especie humana y el resto de seres que dependen de los mismos componentes que estamos agotando.

Actualmente, con las armas es impensable hacer una revolución, creo que la única manera de recuperar el planeta es girando las herramientas del capitalismo tan bien aprendidas hacia la supervivencia del planeta.

Al tanto de esta palabra sueca: flygskam, "vergüenza a volar".

Participaciones de loslectores

Másdebates