El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

La estupidez suprema y sin límites del ser humano

Mark Kulish / AP

Christopher Kulish, fallecido en el Everest. 

José Manuel Fernández ArroyoBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 13 de junio del 2019 - 08:30 h

La intrepidez (o estupidez) humana no tiene límites. Entre otros muchos ejemplos, basta con ver las imágenes del mayor colapso de la historia que originó hace unos días una recua humana de más de 200 personas durante horas para alcanzar la cima del Monte Everest, situación que se repite casi a diario en la temporada de escalada comercial en esa cumbre del Himalaya. En los pocos días de temporada del pasado mayo, fallecieron once personas en la cima más alta del mundo, víctimas de las aglomeraciones y las extremas condiciones. Esto no es alpinismo, ni deporte, sino un negocio puesto al servicio del turismo más temerario que ha convertido la vertiente sur del techo del mundo en un parque temático, y a su vez, en un cementerio.

La pretendida aventura de cientos de personas se ha convertido en tragedia diaria por la falta de escrúpulos de quienes organizan tales expediciones, quienes dan cobertura a las ansias de protagonismo de una mayoría de intrépidos aventureros inexpertos que no les importa (o ignoran) las fatales consecuencias. Solo para hacerse un par de selfis que enviar a sus amigos y colgar en las redes, cual turistas en Benidorm o ante la Sagrada Familia. ¡Qué soberana estupidez!

La fiebre del selfi ha alcanzado la situación de pandemia en todos los órdenes sociales, en la que miles de personas arriesgan su vida (y las de otras) con tal de captar una imagen insólita para el recuerdo, el llamado selfi extremo.

Otros ejemplos de estupideces humanas son las milagrosas dietas de adelgazamiento, como la del sirope de savia o el método Dukan, entre otras; el alarmante aumento de aquellos padres inconscientes que se oponen a la vacunación de sus hijos, con el grave riesgo sanitario que ello conlleva para sus propios vástagos y el resto de la población, o la búsqueda a toda costa del reconocimiento social a través de las redes sociales, especialmente entre los adolescentes, con exhibiciones físicas incluidas.

Millones de habitantes de este planeta sucumben a las redes de innumerables sectas o comportamientos sectarios de toda índole: políticos, religiosos, identitarios, medicinales, nutricionales, estéticos, etcétera.

En definitiva, la estupidez suprema del ser humano es directamente proporcional al desapego a los valores propios de su existencia y lo aboca a su sinergia más negativa, o entropía social. Y lo más preocupante es que no tiene límites.

Participaciones de los lectores

¿Quién anda detrás de Tsunami Democràtic?

José Franco Llinars del Vallès

Veo con asombro los movimientos de Tsunami Democràtic y observo que están muy bien organizados y no dejan nada a la improvisación. Además,... Seguir leyendo

La fractura de l'acampada 14-O, una qüestió de convivència

Laia Minyana Barcelona

El dissabte, 9 de novembre, es va fer pública l'aixecada de l'acampada 14-O que ha tingut lloc darrerament a la plaça Universitat de Barcelona.... Seguir leyendo

Els robots, una gran ajuda en el sector de la sanitat

Laia Pons Boix Manresa

És increïble els grans avenços que ha fet la tecnologia al llarg dels darrers anys. Els assistents... Seguir leyendo

La progresismo debe defenderse de las fuerzas reaccionarias con argumentos

Manuel Blanco Campos Madrid

Vox fue el gran vencedor de la noche electoral y su triunfo ha sacudido los editoriales y noticieros de los medios de comunicación además de, p... Seguir leyendo

Senyor Torra, el poble necessita que el governin

Júlia Llobet Copenhaguen NV

El dimarts, 12 de novembre, el Molt Honorable President Torra va ser entrevistat al Matí de Catalunya Ràdio i e... Seguir leyendo

Carta de despedida a Albert Rivera

Carmen Gil Martínez Cádiz

Querido Albert:... Seguir leyendo