24 oct 2020

Ir a contenido

España no es un país feliz

Mario Martín

Mario Martín

La playa de Levante en Benidorm en julio.

La playa de Levante en Benidorm en julio. / MIGUEL LORENZO

El pasado día 20 de marzo, horas antes de comenzar la primavera, se conmemoró el Día Internacional de la Felicidad, auspiciado desde la ONU. Y, tal como sucede desde 2013, se publicó el Informe Mundial de la Felicidad, el cual se establece a partir de seis indicadores para su medida: los ingresos per capita, la esperanza de vida y la salud, el bienestar social, la generosidad, la ausencia de corrupción y la libertad social.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El ranking mundial lo dominan los países nórdicos de Europa, con Finlandia (7,63 puntos sobre 10) en primera posición, seguida de Dinamarca (7,59), Noruega (7,55) e Islandia (7,49), mientras nuestra España (6,31) ha empeorado dos puestos en el último año, situándose en una más que discreta trigésimo sexta posición, ubicada detrás de Singapur (6,34) y Malasia (6,32), y adelantando, de forma apurada, a Colombia (6,26) y Trinidad y Tobago (6,19).

Teniendo en cuenta las variables utilizadas para constituir este ranking, algunas de ellas disparadas al alza en España, como la corrupción, y otras en franco retroceso debido a la política de recortes implantada con la coartada de la explosión de la crisis, que afectaron especialmente a los gastos sanitarios y la devaluación salarial impuesta tras la aprobación de la Reforma Laboral con su influjo en el descenso de ingresos per capita, a nadie puede sorprender el descenso de nuestro país en esta clasificación mundial. La estadística pone en datos concretos lo que sabe cualquier español de a pie.

España es la décimo cuarta potencia económica mundial. Sin embargo, la felicidad que proporciona a sus gentes a través de las políticas de sus responsables y de su Gobierno, que son quienes establecen sus prioridades a través del presupuesto y de la gestión de las cuentas públicas, le lleva a una posición decepcionante, que es insuficiente para mantenerla, de forma homogénea, en el nivel que su peso económico representa, en el ranking mundial de la felicidad, a pesar de su clima, sus horas de sol y la dieta mediterránea; lo cual tiene que ver con un inadecuado reparto de la riqueza: hay menos felicidad porque hay más desigualdad.

Cada persona tiene en sus manos trabajar la percepción de su propia felicidad, pero a la hora de medirla a través de estadísticas oficiales, el odioso parné monopoliza el protagonismo y al final, como irónicamente sentencia Woody Allen, "el dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que se necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia".

Participaciones de loslectores

Másdebates