España, al otro lado del espejo

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, felicita a Mariano Rajoy tras la votación de investidura.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, felicita a Mariano Rajoy tras la votación de investidura. / EFE / JUAN CARLOS HIDALGO

Andrés Marí Fombellida

Sánchez no desmintió a Felipe González y él ya sabía que la gestora no echaría al PSC del PSOE. ¿Pretende liderar la resurrección del partido? Ante el desastre de un PSOE, que ya ha renunciado a ser de izquierdas, aun cuando fuera la izquierda tolerada, tanto Felipe González como la Gestora, y el propio Sánchez tienen que acudir a salvar esa diferencia que contiene el multipartidismo de las derechas.

¿Es que el espejo del corrupto PP de nuevo en la presidencia de España es lo mejor contra Podemos? Evidentemente que sí, cuando los pueblos no se conocen y la diferencia ideológica es una falacia.

Cuando la Alicia de Carroll atraviesa su espejo, descubre que sus diálogos pudo haberlos tenido con sus gatos. Individualmente, todos pertenecemos al sueño de las indagaciones sobre la realidad. Otra cosa es que lo hagamos con espejos de otros.

¿Renunciando el exsecretario general a su escaño en el parlamento y así evitando, por su coherencia y obediencia a la gestora, votar en contra de Rajoy, tenemos un espejo limpio delante? No. Sánchez, como corresponde al izquierdismo admitido, anuncia el comienzo de una gran gira por todos los rincones españoles para unir a la militancia en torno al PSOE. Porque, como sabemos todos, el PSOE ha de refundarse. ¿Es un espejo sin huellas lo que nos da Sánchez para el diálogo o solo estamos en presencia del espejo de la derecha en el PSOE?

En un país donde tantos políticos creen que la democracia y la libertad se desenvuelven según los espejos de las grandes empresas transnacionales con su conversión financiera y comunicacional, ¿es conveniente que los ciudadanos atraviesen sus propios espejos? No, y se ponen muros altísimos, casi imposibles de saltar, para que tampoco veamos el espejo del único partido, Unidos Podemos, que deja a todos hurgar en sus 'Alicias'.

Pero Alicia solo es un personaje de Carroll y el pueblo no sabe nada de los espejos. ¿Cómo hablar de democracia, de libertad y maravilla multipartidista? Rajoy de presidente es una estafa en grande.

Participaciones de loslectores

Másdebates