15 ago 2020

Ir a contenido

Más rigurosidad y 'seny' para hablar del conflicto catalán

Enrique Alonso

Oriol Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso del pasado 21 de mayo, en Madrid.

Oriol Junqueras, en la sesión de apertura del Congreso del pasado 21 de mayo, en Madrid. / REUTERS / SERGIO PÉREZ

Estoy viendo programas de actualidad donde los tertulianos, cuando tocan el tema de Catalunya, lo hacen con una inconsciencia terrible, analizando las consecuencias y nunca tocando el problema real que ha generado esta situación.

Unos dicen que habría que activar el 155, otros el Programa de Seguridad Nacional, otro que no, otros dicen que habría que imponer el estado de excepción... Por favor, seamos un poco más rigurosos.

Catalunya y su gente está intentando defender su cultura, su bienestar, sus leyes y, en fin, su idiosincrasia. Si muchos piden la independencia es porque el Estado les ha fallado, sus clases políticas se han aprovechado y su Rey les ha decepcionado. Y pongámosle el nombre que queráis, la decepción les ha llevado a querer la independencia, no se sienten españoles porque no son comprendidos. Es verdad que algo de culpa la tienen los políticos catalanes que han reforzado mucho más la arrogancia que el 'seny'.

La violencia que vivimos en las calles de Barcelona y Catalunya no viene de gente extraña, no: viene de una juventud manipulada y utilizada; son jóvenes, tienen mucha energía y poca experiencia, de ahí lo fácil que es manipularles. Estos jóvenes no son malvados, son gente a los que les han canalizado su rabia hacia la nación española, en lugar de enseñarles que han sido políticos de tercera los que han promovido este malestar.

Si el señor Junqueras hubiera dicho "Los políticos corruptos nos están robando a todo el país" hubiera dado en el clavo, pero no, con intención o sin ella dijo lo siguiente: "España nos roba". ¡Inconsciente!

Nos hemos dado mucha prisa en juzgar a los políticos catalanes y sentenciarlos; a ver cuándo tardamos en juzgar y sentenciar a los culpables del saqueo de las arcas públicas y la explotación del problema catalán para ganar votos y seguir en el poder.

Seamos honestos y analicemos en su raíz lo que está ocurriendo sin tirar de soluciones tan absurdas como ineficaces.

No nos quedemos con las llamas y busquemos a los pirómanos mientras los verdaderos bomberos apagan esos fuegos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates