23 feb 2020

Ir a contenido

En la Generalitat: "Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas"

José Luis Raposo

Lleida

Los líderes independentistas acusados por el ’procés’, en la sala del juicio del Tribunal Supremo.  

Los líderes independentistas acusados por el ’procés’, en la sala del juicio del Tribunal Supremo.   / EL PERIÓDICO

“Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas”. Algo parecido a esto ocurre con los actuales dirigentes de la Generalitat después de tanto tiempo de tener el Parlament cerrado o inutilizado, después de gastarse ingentes cantidades de dinero en una sola cuestión, la única que les preocupa y que además es partidista e ideológica, el llamado procés.

Después de muchos meses viajando a Waterloo a rendir vasallaje al señor del escapismo, después de tener empantanadas todas las cuestiones que realmente afectan a todos los ciudadanos y no solo a sus acólitos, como son la sanidad, la vivienda, el paro, la educación, los desahucios, la dependencia, etcétera, solo se les ocurre comunicarnos que están estudiando la forma de permitir a los empleados públicos que así lo manifiesten no trabajar el día de la Hispanidad -12 de octubre- y el día de la Constitución -6 de diciembre-.

¿Qué pasa con los que no se manifiesten a favor y quieran trabajar, ya que para eso se les paga? ¿Pasarían a formar parte de una de esas listas que se están haciendo de empresas afines o no al procés? ¿Se les descontará del salario? ¿Lo compensarían con días de sus vacaciones?

En la empresa privada, cuando no hay tarea que les pueda reportar ingresos, con los que pagar los salarios de sus trabajadores, de inmediato aplican un ERTE a los trabajadores, es decir, durante los meses en los que no se trabaja no se cobra de la empresa, se van al paro y les pagamos todos. ¿Por qué todo un Parlament con 135 diputados, los cuales llevan una larguísima temporada sin hacer casi nada o nada, sin realizar la función para la que fueron elegidos, no se suspenden el salario hasta que realmente empiecen a trabajar y justifiquen ese trabajo? Pues la respuesta es muy fácil: no se juegan su dinero, sino que se aprovechan del nuestro, que nos es extraído forzosamente vía impuestos.

¿Por qué en un Estado laico no se trabajan muchos días en los que se celebran festividades exclusivamente religiosas? ¿No dicen nada los místicos de la antigua CiU -hoy PDeCat- que nos gobiernan de suspender estas fiestas que deberían de afectar solo, al ámbito de los creyentes? ¿Y si mañana hay un Gobierno de izquierdas en la Generalitat imponiendo lo contrario?

¡Dejen de actuar como el diablo, no maten más moscas con el rabo y pónganse a trabajar, en atender las necesidades de todos los ciudadanos, les hayan votado o no, lo cual es exclusivamente cumplir su obligación y dejen de actuar como si las instituciones formaran parte de sus partidos para atender solo a sus afiliados y seguidores!

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates